Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Universidad: Junta de Síndicos intenta Imponer Reglamento Represivo

Posted by Socialismo Internacional en septiembre 6, 2008

Antonio Garcia Padilla, al centro, Presidente de la UPR y verdugo de los derechos estudiantiles

Antonio García Padilla, al centro, presidente de la UPR y verdugo de los derechos estudiantiles

UJS-MST *

Recientemente, de forma descarada y antidemocrática la Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico, máximo elemento de gobierno de la institución, ha propuesto aprobar un nuevo y represivo Reglamento General de Estudiantes. Intentan imponernos por decreto un régimen policiaco que no debemos permitir y es necesario combatir.

Tomando como base el Reglamento vigente, la Junta pretende añadir ciertos cambios dirigidos a controlar totalmente la vida y expresión del estudiantado. Por ejemplo: en el Capítulo 2, Parte C: Derechos de expresión, Actividades y Asociaciones Estudiantiles pretende regular y restringir dónde, cómo y cuándo los estudiantes pueden ejercer su derecho a la libre expresión.

¿Cuán libre es la expresión límitada?

Más aún, en el Nuevo Reglamento se pretende instaurar una serie de medidas punitivas y desproporcionadas para criminalizar todo tipo de protesta y expresión dentro de la Universidad. Sin respeto alguno por los derechos civiles, la Junta desea imponer medidas propias de un estado policiaco. Evidencia clara de esto es la forma descarada en que el Artículo 2.19: Autoridad para prohibir actividades en situaciones de peligro, concede al Rector y Presidente la capacidad de prohibir absolutamente los derechos a la libre expresión, libre reunión y asociación por un periodo indefinido de tiempo. Además, en el Capítulo 6, Parte F: Procedimiento Sumario entrega al Rector el poder de suspender a cualquier estudiante que considere peligroso. En otras palabras, sólo basta con que reclamen que un estudiante es un peligro para que se le suspenda inmediatamente y sin mediar el debido proceso.

Este nuevo intento de criminalizar la lucha estudiantil busca penalizar y oprimir a todo estudiante que no se conforme a los deseos de los que gobiernan la Universidad. Basta con observar los recientes casos de represión contra líderes estudiantiles para ver que este nuevo orden represivo responde a la intención de eliminar toda oposición dentro de la Universidad y a los planes nefastos de los grandes intereses que gobiernan esta institución.

Con este Reglamento, buscan implantar en la Universidad el mismo discurso que el gobierno al servicio de los ricos impone en el resto del país: la criminalización de todo aquel que lucha contra el sistema opresivo, comenzando por la juventud puertorriqueña y especialmente atacando a los hijos de la clase pobre y trabajadora.

Estas políticas se fundamentan en el control absoluto de la vida del estudiantado, eliminando y restringiendo derechos constitucionales y civiles. Intentarán aplicar un régimen de mano de hierro que no se detendrá ante nada para lograr erradicar toda oposición, imponiendo el orden a sangre y fuego de ser necesario.

La Junta de Síndicos pretende introducir en el Reglamento todos estos cambios por medio de un proceso sumamente antidemocrático y sin consultar debidamente al estudiantado. Originalmente el propuesto reglamento quedaría aprobado automáticamente para el 31 de agosto si no se sometían enmiendas por parte de la comunidad universitaria. La administración vuelve a repetir la forma tradicional, pretenden imponer desde arriba medidas que afectan directamente al estudiantado sin permitir una amplia participación de este en los procesos.

¿A qué responde esta política represiva?

La Junta, en respuesta a los intereses capitalistas en Puerto Rico y EE.UU. intenta reprimirnos como parte del esquema mayor de reestructuración neoliberal que pretende facilitar y perpetuar la explotación de la clase trabajadora.

En toda sociedad dividida en clases sociales la lucha entre la clase dominante y la clase oprimida se extiende a todos los escenarios e instituciones. Por tanto, nuestra Universidad no puede ser una excepción. Este nuevo estado de derecho represivo que pretende imponer la Junta es parte de la ideología del modelo económico capitalista neoliberal que profesa el liberalismo económico y recurre al autoritarismo político y la violencia para imponerlo.

El gobierno actual ha enfatizado una y otra vez en la importancia de la Universidad para producir los técnicos yprofesionales que hagan posible sus planes de explotacióne conómica. En toda la sociedad los capitalistas no ceden ante nada en su afán de adquirir mayores ganancias explotando cada vez más a la clase trabajadora. Para lograr su proyecto, transforman la Universidad en una academia al servicio del capital y en un centro de inversión para las grandes corporaciones de biotecnología, investigación (incluso militar) y capital financiero. Respondiendo a los intereses de los capitalistas, la Administración intentará imponerse a como de lugar. A tales efectos intentan limitar la participación estudiantil en el gobierno institucional a unos reducidos espacios burocráticos levemente representativos por medio de los organismos estudiantiles reconocidos. Por otro lado, intentan controlar unilateralmente la vida académica y el quehacer político de las y los estudiantes.

En respuesta los estudiantes debemos incrementar nuestra lucha para defender nuestros derechos y transformar la Universidad en un punto de vanguardia dentro de la resistencia contra la reestructuración neoliberal y la lucha de los trabajadores.

El Fin de la Política de No Confrontación

Las nuevas medidas de la partida de cínicos y monigotes del capital que gobiernan la Universidad han eliminado paulatinamente la Política de No Confrontación. En la práctica, aunque no en el discurso, dicha política ha sido totalmente eliminada.

Hechos recientes permiten observar claramente esta realidad. Primero que nada las sanciones contra líderes estudiantiles por dirigir la lucha contra los planes de la Administración. Segundo, en el establecimiento de un cuerpo antimotines y de persecución en la Guardia Universitaria. Con esta política la administración insiste en dar un tapaboca al estudiantado que ha participado de la lucha contra el alza en las matrículas, la certificación 90, la privatización del Teatro y la UPR, en solidaridad con al huelga de maestros y en defensa de la Finca Alzamora en el Colegio de Mayagüez.

Finalmente, intentan consolidar su control sobre la vida estudiantil dentro y fuera del recinto mediante el Nuevo Reglamento. Si los estudiantes permitimos la aprobación de este Reglamento represivo, atrás quedarán los días de la Universidad como centro de diálogo y punto de partida para el cambio radical de la sociedad. Quien se siente a esperar y olvide actuar será cómplice de la instauración del Estado Policiaco en la Universidad.

¡A luchar contra el reglamento represivo!

*La página de la UJS-MST es Bandera.org.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: