Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Entre votar y quedarse calla’o ¿qué decimos los socialistas?

Posted by Socialismo Internacional en noviembre 2, 2008

El panorama político de estas elecciones refleja la ausencia casi total de la clase trabajadora. Ninguno de los cuatro partidos políticos ha incluido en sus programas de gobierno medidas que enfrenten la grave erosión de los sueldos y la dura redistribución de las riquezas a favor de los ricos. Es decir, que ninguno de los cuatro partidos ha tan siquiera prometido mejorar la vida concreta de los trabajadores y trabajadoras en Puerto Rico. Las pésimas campañas de los partidos principales basadas en el esfuerzo concertado de probar que el otro es más corrupto, solo refuerza la imagen en descomposición del gobierno y el clima general de desconfianza. Alma Torres analiza las campañas electorales y argumenta que es la abstención electoral, acompañada del mayor apoyo a las diversas luchas, la verdadera opción radical en estas elecciones.*

El titulo de esta charla es “Entre votar y quedarse callao. ¿qué decimos los socialistas ante las elecciones?” Primero quiero dejar claro que mi intención no es hablar a nombre de todos los socialistas de Puerto Rico o del mundo. Los argumentos aquí expuestos reflejan las posiciones de la Organización Socialista Internacional. Posiciones que han sido reflejadas en los debates en Indymedia y en nuestro periódico Socialismo Internacional.

En los últimos años hemos podido ver como Puerto Rico ha sido administrado por el Partido Popular Democrático y el Partido Nuevo Progresista. Ambos partidos cogen turnos para gobernar engañando a la gente con promesas que hablan del fin de la corrupción, de la creación de empleos, del desarrollo sustentable y ahora las más recientes que prometen la eliminación del IVU. Por años el PPD y el PNP se han querido vender como dos partidos contrarios, que no tienen nada en común; que lo que uno representa él otro representa lo contrario. Luego de que Pedro Roselló privatizara la Telefónica de Puerto Rico muchos optaron por cambiar su voto por quien ellos entendían eran los menos malos, así luego de Roselló el Partido Popular ha estado en el poder. Lo que algunos desconocen es que fue bajo el gobierno de Rafael Hernández Colón que se comenzó el proceso de privatizar la Telefónica.

Lo que caracteriza las elecciones actuales es que el PPD ha demostrado que comparte la misma agenda del PNP de privatizar servicios públicos, implementar impuestos, aumentar el costo de la vida manteniendo un sueldo mínimo miserable de $6.25 la hora y permitir el robo de fondos públicos y chanchullos a través de favores políticos que terminan en casos de corrupción. Cada vez es más evidente que el PPD y el PNP comparten los mismo intereses que defienden al sector privado antes que a la clase trabajadora del país. Sin embargo, a pesar de esta realidad, muchos irán el 4 de noviembre a votar por uno de estos dos partidos bajo la mentalidad de que no hay alternativas y es mejor votar que “botar el voto”.

Pero de ¿dónde viene esta lógica de que no votar es botar el voto? ¿por qué le conviene a un sector adinerado de la sociedad que la gran mayoría de las personas piense que el cambio real solo puede venir de las decisiones de un candidato electo? ¿Es acaso votar por nuestros intereses cuando votamos por uno de ellos? Estas son algunas preguntas que me vienen a la mente cuando escucho que no votar es “botar el voto”.

Hace unos años en Estados Unidos se comenzó a lanzar una campaña similar a la que figura hoy el cantante rapero Daddy Yankee de “vota o quédate callao”. En Estados Unidos estas campañas llevan la consigna de “Vote or Die” (Vota o muere), “Choose or lose” (Escoge o pierde) y Rock the vote (Rockea el voto). Todas estas campañas han sido impulsadas con figuras de la música popular como P. Diddy, 50 cent y el grupo de rock U2. Estas campañas en la practica promueven una vieja idea de que el pueblo trabajador se debe limitar a ejercer su voto cada cuatro años y luego a vivir su vida. Estas campañas asumen que las situaciones y circunstancias que conocemos solo pueden cambiar al ejercer nuestro derecho al voto.

Si echamos un vistazo a la historia del mundo, los eventos que veremos son años de luchas desatadas por personas ordinarias que sin correr para un puesto político impulsaron cambios desde abajo, luchando para cambiar la historia y sociedad que vivimos hoy en día. Desde la lucha desatada con la Guerra Civil que terminó con la esclavitud, el movimiento de los derechos civiles en los años 60 que comenzó con pequeñas movilizaciones de negros, piquetes, desobediencia civil y marchas, la lucha de Vieques por sacar a la marina, todos ejemplos de lucha que se dieron gracias a que personas ordinarias se organizaron desde abajo y no descansaron hasta lograr un cambio. Esta es la historia que nos quieren hacer olvidar y quieren que pensemos que nuestras alternativas están en las urnas con los mismos políticos de siempre.

La lógica detrás de campañas como la de Daddy Yankee es precisamente que olvidemos que nuestra fuerza esta en nuestra capacidad de actuar. Si actuamos aunque sea en pequeños movimientos desafiando lo que entendemos que es injusto y equivocado en esta sociedad, tenemos una alternativa.

Los socialistas estamos convencidos de que en esencia el votar es un acto pasivo. A pesar de que reconocemos que el verdadero cambio viene de las acciones de personas ordinarias que se organizan desde abajo, también reconocemos que en la mayoría de los casos las decisiones que se toman en esta sociedad son hechas sin que nosotros podamos decir algo al respecto. En ocasiones aún cuando levantemos un grito en repudio a las decisiones de algunos gobernantes, nuestras denuncias quedan sin ser atendidas. Por ejemplo, la decisión de Estados Unidos de lanzar una guerra e invasión de Irak y Afganistán fue una decisión repudiada por millones de personas que se movilizaron, formaron comités y trataron de parar la guerra con protestas alrededor del mundo. Sin embargo, aún así el gobierno de Estados Unidos decidió lanzar una guerra que hasta el momento ha terminado con la vida de medio millón de iraquíes, más de 4,000 soldados y la inversión de alrededor de $255 millones al día que se gastan en la ocupación.

Así que nos enfrentamos ante una situación en la que aunque muchas personas decidan votar por uno de estos partidos, la realidad recae en que eso no garantiza que un cambio real suceda. Pero no tomen mi palabra como la verdad. Vamos a plantearnos si algunos de estos partidos aquí en Puerto Rico representan un cambio real para nuestras vidas.

No quiero dar por sentado que todos aquí están convencidos que el PPD y el PNP es la misma cosa, aunque soy optimista y quiero pensar que si. Pero vamos a decir que no, que algunos de los aquí presente contemplan votar por el PPD o el PNP y se preguntan si representan sus intereses. Veamos el historial del PNP y el PPD y lo que proponen para estas elecciones.

El historial de dos partidos de los ricos

En el pasado y presente, el Partido Popular Democrático ha representado los intereses de un sector privilegiado de la sociedad. Bajo su gobierno hemos visto que sus esfuerzos han ido dirigidos a privatizar los servicios públicos como lo han tratado de hacer con las escuelas publicas, la Autoridad de Energía Eléctrica y la Universidad de Puerto Rico. En el 2005 enviaron a la policía a tratar de reprimir la huelga de los universitarios que luchamos en contra del alza a la matricula que ha causado que la educación pública sea menos accesible para los jóvenes de familias trabajadoras. En el 2006, durante la lucha en contra de la privatización del teatro de la UPR el gobernador exigió que la universidad tomara medidas en contra de los estudiantes que hicieron la protesta de la alfombra roja la noche de la inauguración del teatro. A raíz de este evento varios compañeros fueron sancionados y suspendidos de la universidad.

En el 2006 también fue el desastroso cierre del gobierno que lanzó a la calle a 95,000 trabajadores y miles de estudiantes de la escuela pública durante dos semanas. En el 2007 el gobernador Aníbal Acevedo Vilá permitió que un empresario rico, llamado Arturo Madero, construyera un edificio que bloquea la vista al Fortín de San Jerónimo en San Juan. La construcción desato una protesta en la cual se formó un campamento en repudio a la construcción y un Tribunal del Pueblo. A pesar de esta movilización, Aníbal felicitó al empresario una vez el Tribunal de Puerto Rico falló a su favor permitiéndole continuar con la construcción. A principios de febrero del 2008 los maestros de Puerto Rico decidieron implementar un voto de huelga ya antes aprobado, en contra de la privatización de las escuelas públicas, por el reclamo de un aumento salarial justo y un convenio colectivo. El gobernador apoyó la desertificación de la Federación de Maestros de Puerto Rico y envió a la policía estatal a reprimir a los maestros en los portones. Aníbal metió miedo y en cada foro que pudo habló en contra de la huelga. Recientemente, Aníbal se reunió con representantes del ROTC de la UPR para asegurar que este grupo pueda entrar nuevamente a reclutar dentro del campus.

El gobierno popular también se ha encargado de defender a la policía de Puerto Rico de las muchas querellas que hay en contra de los miembros de la policía por casos de brutalidad policiaca. Hoy se plantea correr como candidato a la gobernación con 24 cargos de corrupción, intenciones de privatizar la Lotería de Puerto Rico y eliminar el sistema de permisos para que los desarrolladores hagan lo que les plazca. Apoya el proyecto del Gasoducto que pone en peligro la vida de cientos de personas de 5 municipios e ignora los casos de corrupción que tiene la compañía Skanska y el desastre que dejo en el país de Perú cuando una tubería de gas explotó. Aún se enorgullece en “reducir el gigantismo gubernamental” con el despido de más de 17,000 empleados del gobierno. Ahora su gobierno promete poner más cámaras de vigilancia en las escuelas para resolver el problema de la deserción y la violencia. Esto no promete cambiar en nada la condición de vida de la gente.

El Partido Nuevo Progresista no se queda corto al lado del PPD. Sus acciones en el pasado han probado que sus prioridades están en privatizar, defender a la empresa privada y mantener la brecha entre ricos y pobres. Luis Fortuño llega estas elecciones con promesas de achicar el tamaño del gobierno eliminando alrededor de 30,000 plazas; al igual que el PPD desean eliminar el sistema de permisos para el proceso de construcciones. Fortuño ha tomado orgullo en decir que él personalmente va a llamar a los 100 puertorriqueños con más capital invertido fuera de la isla y los va a invitar a que inviertan en la isla hasta el 10% de lo que tienen invertido fuera de Puerto Rico. En el Caribbean Business de la semana del 2 de octubre, Luis Fortuño habló sin pelos en la lengua de acabar con el sistema de permisos y de hacer el gobierno más pequeño y darle mayor responsabilidad al sector privado.

Recientemente, Luis Fortuño hizo manifestaciones en contra del aborto, del matrimonio gay y la eutanasia. Todos estos son issues que están relacionados con el control y el derecho que tiene una persona sobre su cuerpo. Tanto el PPD como el PNP se han manifestado de alguna forma u otra en contra de estos derechos que tiene la persona sobre su cuerpo. Así que esto no debe interpretarse como que el PNP es mucho peor que el PPD, los dos partidos son igual de equivocados y no representan los intereses de la gran mayoría de los trabajadores de Puerto Rico.

Como único ganamos con los populares es siendo parte de la familia de Aníbal, que gracias a que su familia está en el gobierno, la abogada Zaideé Acevedo Vilá, quien es la hermana de Aníbal, ha recibido jugosos contratos desde que Aníbal esta en el poder. La abogada y su bufete, Acevedo Colón & Acevedo Vilá, tienen contratos con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, la Comisión Industrial, la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda, la Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles, así como con los municipios de Ponce y Carolina. El pasado cuatrienio su bufete recibió $931,678 dólares en contratos por sus servicios. En lo que lleva de este cuatrienio ha recibido $2.11 millones de dólares en contratos.

Pero Luis Fortuño no se queda atrás, Fortuño ha reconocido que tiene acciones en compañías de bienes raíces cuyo valor ha aumentado durante su incumbencia como comisionado residente. Luis Fortuño se ha hecho millonario siendo comisionado residente. Cuando llegó al Congreso sus riquezas eran menos de un millón de dólares. Ahora ha subido entre 5 millones y 10 millones de dólares. De esta forma tanto el PPD como el PNP han utilizado su posición de poder para beneficiarse a ellos mismos y a sus allegados en momentos en donde la gran mayoría de las personas se plantean cómo van a estirar el peso para llegar a la próxima quincena.

Estos dos partidos no son una opción, y aquel que piense que por lo menos votar por Aníbal es votar por el menos malo, solo debe mirar el historial del gobierno popular para darse cuenta de que será el menos malo, pero sigue siendo malo. La posición socialista sobre estas elecciones se resume en las palabras del socialista Eugene Debs: “Prefiero votar por algo que quiero y no conseguirlo, que votar por algo que no quiero y conseguirlo”.

¿Es el PIP lo que necesitamos?

Esta realidad nos deja con la pregunta de si son los otros dos partidos la alternativa. Si es el Partido Independentista Puertorriqueño o Puertorriqueños por Puerto Rico lo que necesitamos para salir de esa desigualdad y miseria que han provocado durante años los partidos en poder.

El Partido Independentista Puertorriqueño ha sido durantes años el único partido de oposición a los otros dos partidos que se han turnado el poder. El PIP tiene a su favor que nunca ha gobernado y no le persiguen años de corrupción y medidas anti obreras. El PIP se ha ganado el respeto de los activistas nacionalistas y socialistas, por su participación en luchas importantes como la de Vieques y por su denuncia en contra de la guerra en Irak, en contra del ROTC en la universidad y su apoyo a la reciente huelga de la Federación de Maestros de Puerto Rico. Pero a pesar de que compartimos la idea de acabar con la situación colonial que tiene Puerto Rico, los socialistas y el PIP tenemos una visión distinta de lo que sucederá una vez logremos conseguir la independencia. De hecho tenemos visiones muy distintas sobre cómo vamos a conseguir el fin de la colonia. El PIP ha dejado de creer en conseguir la independencia desde abajo, por medio de la movilización de las personas. Han optado por pedirle al Congreso de los Estados Unidos que nos den la independencia como pueblo, recurriendo a venderles la opción como algo que le beneficiaria a su gobierno.

Pero dejando esto a un lado, vamos a hablar de lo que propone el PIP, más allá de su solidaridad en una que otra lucha. Solidaridad, que en nuestra opinión muchas veces se ha limitado a una manifestación de apoyó y enviar algunos delegados. Esto no sería un problema si fueran una organización pequeña, pero el PIP ha demostrado que tiene los recursos para movilizar a miles de militantes de su partido, como lo hizo en la lucha de Vieques, sin embargo no lo hizo en la huelga de maestros. Pero veamos qué promete Edwin Irizarry Mora una vez en el poder.

El hecho de que la vida de los trabajadores ha empeorado grandemente en los últimos 4 años, ha generado gran descontento entre la población. En una encuesta realizada por el Caribbean Business los números se expresan de la siguiente forma; el 60% de los puertorriqueños consideran que su situación económica esta peor que nunca, el 90% de los encuestados dicen estar reduciendo sus gastos en todo lo que tiene que ver con alimentos, dedicándose a comprar solo lo necesario. Bajo el gobierno actual se ha aumentado en un 40% la matricula de la UPR y el desempleo ha subido de un 9% a un 12%. Ante el desastre que ha causado un sistema motivado por la producción de ganancias y el lucro de unos pocos, el PIP ha pasado a levantar interrogantes entre algunos activistas y socialistas. El debate que se da en la izquierda es ¿si deben los trabajadores votar por el PIP?

El PIP ha levantado la consigna de “Independencia: La opción radical”, según el mismo Irizarry Mora, esta es la opción radical porque va a la raíz de los problemas. A pesar de que el PIP tiene una plataforma 172 páginas lo que muchos conocen del programa de gobierno del PIP es que ellos le van hacer enmiendas a la Ley de Incentivos Industriales, que están en contra de la guerra, que ellos fueron el único partido que apoyó a los maestros en su huelga y que el PIP aspira a que Puerto Rico sea una nación competitiva como el resto de los países libres.

En el plano económico, Edwin Irizarry Mora ha articulado una estrategia de sustitución de fondos federales con nuevos impuestos a las farmacéuticas y otras grandes industrias de capital foráneo. En Puerto Rico hay 86 plantas de farmacéuticas, entre ellas figuran Amgen que emplea a unos 1,922 trabajadores y Lilly que emplea a unas 550 personas. Industrias como estas van pagar un promedio de 2.5% con la nueva Ley de Incentivos Industriales. La propuesta del PIP es aumentar estos impuestos a alrededor de 9.5%, lo que resultaría aceptable a las compañías cuando se compara con otros países, por ejemplo Irlanda en donde se paga alrededor de un 12%. Así se recolectarían $1,700 millones de dólares adicionales. Pero estas compañías todavía se llevarían de Puerto Rico unos 32,000 millones anuales.

Estas son industrias en donde los trabajadores en su mayoría no tienen derecho a organizarse en uniones y tampoco tienen beneficios. Amgen es una compañía multinacional que cuenta con 20,000 trabajadores en las plantas que tienen alrededor del mundo. Esta misma compañía en el 2007 en Estados Unidos dejo a más de 2,600 empleados en la calle para poder ahorrarse $1 billón de dólares en sus gastos.

Aquí en Puerto Rico mantienen las mismas políticas anti uniones y buscan poco a poco privatizar partes de la Universidad de Puerto Rico. James Sanabia: director de Amgen en Puerto Rico, en el 2003, dio $100,000 para la construcción del Biotech Learning Center en el recinto de Mayagüez. En el 2004 dio $240,000 dólares al recinto de Mayagüez para desarrollar un internado de verano para jóvenes de escuela superior con interés en la biotecnología. Bajo la propuesta del PIP estas compañías seguirán invirtiendo en Puerto Rico dejando el saldo de privatización y medidas anti-obreras que ya han demostrado en otros países. Para que el PIP pueda garantizar que este aumento de impuestos para las compañías extranjeras funcione, va a depender de tener el capital de buenas, lo que significa en la practica no retar esas medidas anti-obreras y privatizadoras de estas grandes compañías. En el plano general el PIP busca que con la independencia de Puerto Rico que la economía nacional pueda competir con otros países libres.

En el primer debate a la gobernación el candidato por el PIP dijo las siguientes palabras “Puerto Rico esta insertado dentro del mercado financiero de los Estados Unidos, nos imponen la política monetaria, si nosotros nos incorporáramos al resto del mundo tendríamos acceso a otros mercados financieros, pudiésemos utilizar los organismos multilaterales de financiamiento como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo, los prestamos de los bancos privados por los cuales podríamos hacer negocios de tu a tu. La banca puertorriqueña afortunadamente que esta dirigida por hombres y mujeres que son responsables, nos ha sacado de la crisis en este momento, pero eso no garantiza que nosotros no podamos echar hacia delante y la única forma de hacerlo es integrarnos al resto del mundo como el resto de los países libres”. El PIP visualiza hacer negocios con el FMI y el BM organismos que se han tratado de lavar las manos ante esta crisis, ellos son igual de culpables que los banqueros, por que son parte del modelo económico que ha creado la crisis en primer lugar. A estos organismos lo que les preocupa es el crecimiento económico global, no la gente que no ve un aumento sustancial en su salario o que tienen que vivir en sus carros a raíz de perder sus hogares por no poder pagar sus hipotecas.

El ejemplo más concreto del desastre que causa el FMI y el BM es Argentina en el 2001. Cuando estalló la crisis por la corrupción en Argentina, el país atravesaba una terrible crisis económica que llevó a millones de personas a la extrema pobreza, se bloquearon los depósitos y se decretó un estado de sitio que provocó la movilización de la gran mayoría del pueblo a las calles. En cuestión de un año el desempleo subió de un 13% a un 20%. El Fondo Monetario Internacional fue uno de los principales causantes de la crisis, Argentina tenía una deuda de millones de dólares, deuda que continuó pagando durante la crisis; este era dinero que debió ir dirigido a las personas que se vieron obligadas a saquear supermercados. El FMI obligó al gobierno Argentino, quien no puso resistencia, a privatizar, cortar fondos del seguro social y ayudas del gobierno. Cuando se hacen negocios con el FMI y el BM, a cambio de estos prestamos de los cuales habla Irizarry Mora, el país debe garantizar reducción en impuestos para las empresas privadas y privatizar servicios públicos. Se trata de que el gobierno deje a un lado la visión de servirle al pueblo para pasar a servirle a estos organismos y a las empresas privadas. Esto es lo que implica negociar con el Fondo Monetario Internacional. Lamentablemente, el PIP defiende el mismo modelo neoliberal que defienden los demás partidos que hoy se proponen traer un supuesto cambio a nuestra situación económica.

Edwin Irizarry Mora habló recientemente con el Caribbean Business y manifestó lo siguiente sobre el sector privado (esto es una traducción mia) “Hay mucha duplicidad en el proceso de los permisos, tenemos que hacer el proceso más eficiente. La productividad de los empleados debe ser incrementada. Tenemos que buscar consenso entre los desarrolladores y el gobierno, la comunidad científica y la academia. El gobierno debe ser un facilitador para que el sector privado sea el principal motor de las actividades productivas”. En esta misma entrevista el candidato a la gobernación por el PIP dijo lo siguiente sobre el gigantismo gubernamental, “el problema en Puerto Rico no es que el gobierno es demasiado grande. Es que el sector privado es muy pequeño”. Así Irizarry Mora deja ver su apoyo al capital privado nacional y extranjero. Dejando a un segundo plano el hecho de que estas empresas no permiten las uniones, no brindan seguridad de empleo y cuando las cosas se ponen malas recogen sus ganancias y se van dejando al trabajador con migajas de su producción.

En cuanto al tema de la guerra, debemos decir que sí, el PIP ha sido el único partido político en repudiar la intervención en Irak y Afganistán y la guerra “anti-terrosita”. Sin embargo su campaña se ha limitado en gran medida a realizar manifestaciones en la prensa, en ocasiones solo limitándose a denunciar la participación de soldados puertorriqueños, también establecieron una línea telefónica y un grupo de abogados para asesorar a posibles objetores de conciencia. Pero en la practica no han sido tan enfáticos al hablar en términos claros de la naturaleza del conflicto que presenta una guerra por petróleo que esta siendo peleada por miles de jóvenes de clase trabajadora. En su pagina www.sacamedeirak.com tienen una consigna que dice “solo en un Puerto Rico independiente no podrán meternos en guerras de otros países”. Pero la situación de la guerra va más allá del nacionalismo, se trata de que miles y miles de jóvenes trabajadores se ven obligados a enlistarse en el ejército bajo promesas de estudios gratuitos, de un futuro pagado por el gobierno en el cual no les faltará nada. Se trata de que los pobres y trabajadores mueren defendiendo los intereses de los ricos, de los petroleros y compañías como Halliburton que se han enriquecido por la ocupación de Irak.

La ocupación de Irak le beneficia a los ricos, la guerra en Irak y Afganistán ha terminado con la vida de medio millón de iraquíes, ha provocado el desplazamiento de 4 millones de iraquíes, 2.3 millones de refugiados en su propio país y un saldo grande de soldados que han terminado desquiciados y en algunos casos más extremos se han suicidado. Esta es la verdadera dinámica de la guerra, el PIP en vez de pagar por un anuncio diciendo que son el único partido en contra de la guerra, deberían decir porqué están en contra de la guerra y exponer las terribles consecuencias que ha tenido poner por encima los intereses de una minoría.

El PIP ha recibido el apoyo de algunos sectores de izquierda, por su apoyo público a la huelga de los maestros. Debemos decir que ese apoyo fue muy significativo, en momentos en donde lideres de otros sindicatos le tiraron fango a la federación y se aliaron con la Asociación de Maestros para destruir la lucha de los maestros federados. El PIP apoya las reivindicaciones de los maestros incluyendo un salario base de $3,000 dólares al mes, y que los convenios colectivos bajo la Ley 45 incluyan el derecho a la huelga para los empleados públicos. La pregunta que surge es ¿por qué los maestros si y otros trabajadores no? ¿Apoya el PIP que todos los trabajadores vean duplicado su sueldo base? La realidad es que esto no es parte de su programa de gobierno. Si el PIP planteara un aumento al salario mínimo sería una razón poderosa para repensar la posibilidad de hacer campaña por el PIP.

Respetamos la opinión de los compañeros de izquierda que se plantean votar por el PIP y que han hecho campaña por la candidatura de Irizarry Mora. Pero diferimos en la idea de que votar por el PIP es la alternativa para los trabajadores en estas elecciones. Los socialistas creemos en la unidad en la acción, que no es otra cosa que la capacidad de luchar con otros sectores a pesar de que tenemos diferencias. Cuando luchamos con otros grupos debemos mantener nuestra independencia política y poder decir “estoy de acuerdo contigo y vamos a luchar juntos, pero nuestra lucha no termina aquí, vamos a seguir hasta que logremos vivir en otro tipo de sociedad en la cual los intereses de la mayoría no queden en el olvido en un segundo plano”.

La campaña que lanza hoy el PIP no es una campaña que pueda movilizar a los miles de trabajadores que están descontentos y desilusionados con los partidos tradicionales. Lo que caracteriza estas elecciones es que los dos partidos principales han probado ser un terrible desastre, una pesadilla para los pobres y trabajadores, sin embargo los otros partidos que dicen ser una alternativa no han sabido aprovechar la situación para verdaderamente proponer una campaña que presente una alternativa real a sus problemas.

El PPR y su discurso populista

El otro partido que se hace llamar la alternativa para los puertorriqueños es Puertorriqueños por Puerto Rico. Rogelio Figueroa es la figura detrás de esta campaña.

A pesar de que en ocasiones el PPR es capaz de adoptar un discurso populista como abogar a favor de devolver las escuelas públicas a la comunidad, plantear la necesidad de una educación gratuita, mejorar la transportación pública y explicar cómo la criminalidad y la drogadicción son el resultado de una desigualdad y la ausencia de oportunidades económicas, el PPR es incapaz de hablar claro en cuanto a la raíz del problema y más importante aún cómo realmente se puede acabar con tanta desigualdad.

Al igual que los demás partidos el PPR habló con el Caribbean Business y manifestó que su meta y sueño es crear más empleos para las empresas privadas. Su ambición es que todos los trabajadores puedan dejar de trabajar para otro y convertirse en empresarios. Este es el sueño de Rogelio, la autosuficiencia empresarial. Es claro que la gran mayoría de los trabajadores de Puerto Rico y el mundo no quieren ser trabajadores o que no les gusta lo que hacen para ganarse la vida, pero la realidad del caso es que el Burger King de la esquina no corre sin los trabajadores, solo una minoría de trabajadores logran conseguir un mejor puesto dentro de las empresas privadas. ¿Qué pasa entonces con la gran mayoría de trabajadores que no tienen otras opciones, o que sus sueños no son ser el próximo Richard Carrión? En vez de plantear una visión de cambio a largo plazo para que los trabajadores se conviertan en empresarios y así puedan mejorar su calidad de vida, el PPR debería estar hablando de cómo va a mejorar la condición de vida de los trabajadores que no tienen otra opción más que vender su fuerza de trabajo, su tiempo y su mente para poder sobrevivir. Rogelio dice que “hace falta un gobernador que sea empresario y que sepa cómo generar empleos desde cero”. Esto es lo que sucede con Rogelio y con todos los demás candidatos a gobernación, su visión es la de los intereses que representan. No hace falta un gobernador empresario, esos son todos ellos, todos ellos tienen una visión empresarial. Eso es lo que no necesitamos, eso es lo que ya hemos visto, esa es la receta neoliberal que nos ha llevado a esta crisis en primer lugar.

¿El estatus no importa?

El otro gran problema de la campaña del PPR es su posición sobre el status. Rogelio Figueroa ha sido muy enfático a la hora de hablar sobre el status de Puerto Rico. Según él los partidos existentes se han dividido en tres opciones, votar por la estadidad, por la independencia o seguir siendo colonia. Según el PPR el problema en realidad no es el estatus sino los problemas sociales, claro esta que esto lo dicen sin hacer referencia alguna al sistema económico que provoca todos estos problemas. El PPR pretende vestirse de los muy democráticos al decir que quien debe decidir que estatus desean son los mismos puertorriqueños. En principio podríamos estar de acuerdo en que deben ser los trabajadores quienes decidan si quieren la independencia o la estadidad, pero en la práctica lo que esto plantea es un problema más grande.

Decir que el estatus no importa, niega todos los atropellos que se han cometido contra los puertorriqueños por el hecho de que somos una colonia. Niega que soldados puertorriqueños han muerto en la guerra de Irak, niega que el ROTC se siente con la confianza de regresar al campus de la UPR para reclutar jóvenes de clase trabajadora que perderán sus vidas defendiendo los intereses de los más adinerados, niega que la presencia de la marina estadounidense destrozó al pueblo viequense con cáncer, robo y represión, niega que el FBI asesinó cruelmente al líder machetero Filiberto Ojeda Ríos y niega que los trabajadores nos tenemos que defender de dos clases dominantes opresoras, el capital y gobierno americano y el puertorriqueño. Niega que el FBI se mete en los residenciales pobres y fabrica casos. La presencia del FBI no es otra cosa que una reafirmación de poder por parte de los Estados Unidos. ¿Cómo no tomar posición ante esto? ¿Cómo pueden decir que el “estatus no es un issue”?

El PPR ha levantado reclamos populistas que han llamado la atención de algunos electores que en estos momentos se debaten en darle su voto a Rogelio para enviarle un mensaje a los partidos tradicionales. Algunas de sus propuestas más progresistas son el referéndum revocatorio, devolver las escuelas a la comunidad y otorgar derechos a la comunidad gay. Sin embargo, esto no se ha traducido en una campaña para movilizar a los sectores de clase trabajadora. Esto es un reflejo de que lo que los cuatro partidos desean no es romper con el modelo existente que han utilizado los dos principales partidos, sino continuar promoviéndolo.

¿Cuál es la alternativa?

Ustedes se preguntaran, si no podemos votar por ninguno de estos partidos, ¿cuál es la alternativa? La opción para los trabajadores ante estas elecciones es organizarse en sus comunidades, en sus centros de trabajo, en la universidad para el caso de los estudiantes y trabajadores de la UPR. Debemos luchar por reformas, por lo que no descartamos votar por algún partido en el futuro, que realmente organice una campaña de reclamos que beneficien a los pobres y trabajadores y que promueva la organización independiente de estos sectores.
Pero nuestro proyecto principal debe ser luchar para construir una sociedad que no este guiada por el lucro. Esta posición no es un sueño utópico que no se puede lograr, los trabajadores y estudiantes de Puerto Rico han demostrado que tienen la capacidad de organizarse y forzar al gobierno a tomar decisiones a favor de los intereses de los trabajadores. El gran reto es poder organizar ese coraje y ese descontento ante unos partidos que solo han respondido a sus propios intereses. El reto es estudiar la historia del mundo y ver cómo se dan realmente los cambios, de no ser un ente pasivo, de actuar y de organizarnos para defender lo que creemos que es justo y lo que nos merecemos. La alternativa es recordar cómo se sacó al ROTC de la UPR, cómo sacamos a la Marina de Vieques, cómo por poco paramos la venta de la Telefónica, cómo los maestros defendieron y ganaron su aumento salarial y cómo aún hoy tratamos de organizarnos para defender ese otro mundo que sabemos que es posible.

Los socialistas apoyamos las elecciones en la medida en que estas adelanten esa lucha por ese otro mundo. No se trata de si tenemos la posibilidad o no de ganar las elecciones, se trata de si en el proceso de la campaña, se promueven reclamos y demandas que realmente planteen un cambio sustancial en la vida de los trabajadores. Ninguno de los partidos actuales representa este tipo de campaña. Los socialistas no somos abstencionistas de principio, evaluamos todo de acuerdo a su contexto , tratando de responder a cómo esto nos acerca al proyecto principal de construir y luchar por otra sociedad. Debemos luchar por una sociedad socialista en donde la mayoría de la población, los trabajadores, quienes producen todas las riquezas que vemos en el mundo, sean quienes decidan cómo se distribuyen las riquezas para el beneficio de la clase entera. En estas elecciones no votes por los intereses de otros, no votes o vota por Ninguno, por que Ninguno representa tus intereses y Ninguno quiere que te organices y le quites el kiosco. Organízate y lucha por otro mundo.

* Esta charla fue presentada durante el Seminario Socialista 2008, llevado a cabo en el Recinto de Río Piedras los días 22 y 23 de octubre y auspiciado por la Organización Socialista Internacional y el periódico Socialismo Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: