Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Un nuevo gobierno: ¿cambio o más de lo mismo?

Posted by Socialismo Internacional en diciembre 21, 2008

barbosa_2Mientras gran parte de las recetas neoliberales han probado reiteradamente ser un fracaso, el nuevo gobierno se prepara para implementar un recetario de medidas anti-obreras bajo la excusa de que los beneficios serán para todos.

Félix Córdova Iturregui comenta las más recientes expresiones de la clase dominante publicadas en el periódico de la burguesía local, el Caribbean Business.*

Hay ocasiones en que una metáfora es mucho más expresiva que un ensayo extenso. Manuel A. Casiano y Francisco Javier Cimadevilla, voceros principales del Caribbean Business, publicaron un artículo el 4 de diciembre de 2008, con la siguiente afirmación: “Puerto Rico’s economy is broken.” No piense el lector que encontrará allí una explicación coherente sobre las causas de la ruptura. La metáfora tiene el mérito de su sencillez. Hay un objeto roto y hace falta repararlo. Los conocimientos para ejecutar la tarea existen y los tiene el sector privado. No se requieren más estudios sobre la situación económica y social de Puerto Rico, porque ya se han hecho suficientes.

Lo urgente es un plan de acción. Algo que ya está elaborado, gracias a 68 expertos que participaron en siete mesas redondas propiciadas por el Caribbean Business a fines de 2007 y principios de 2008. La propuesta, aunque provoque una sonrisa irónica, se publica con seriedad: 28 horas de “powerhouse consulting” que contienen la solución a los serios problemas de la economía isleña. El artículo de Casiano-Cimadevilla va seguido de un resumen que recoge el extracto ideológico de cada una de las mesas redondas. Ahí está el programa de acción para el próximo gobierno de Luis Fortuño. ¿Por qué presentar el plan de acción empresarial poco antes de la inauguración del nuevo gobierno? La contestación es tan sencilla como la metáfora de la rotura de la economía. Se fundamenta en un reduccionismo muy revelador: en las pasadas elecciones hubo un mandato incuestionable para arreglar la economía. Como la reparación de esa cosa que se rompió, llamada economía, requiere destrezas que solamente las tiene el sector empresarial privado, las elecciones dieron un mandato abrumador para imponer las soluciones coherentes con los intereses capitalistas.

Vale la pena seguir el esquema ideológico que con toda seguridad prevalecerá en el nuevo gobierno. ¿Por qué los empresarios privados pretenden presentarse como la encarnación de los intereses de toda la sociedad? Porque son los que crean empleos, nos dicen con arrogancia y seguridad. No hace falta inventar la rueda. Tampoco hace falta reflexionar sobre la crisis, porque ya los expertos de la empresa privada saben qué hacer. Si la economía se nos presenta metafóricamente como una cosa rota, y no como un complejo sistema jerarquizado de relaciones sociales, es necesario establecer qué causó su ruptura. La contestación es muy sencilla. El gobierno es el causante de la quiebra de la economía. Por consiguiente, el plan inmediato de acción es una cirugía abarcadora sobre ese cuerpo enfermo.

Entonces no debe sorprender que aparezcan las ideas principales del neoliberalismo de las últimas dos décadas en Puerto Rico: el ataque al llamado gigantismo gubernamental, a las leyes que limitan la explotación salvaje de los asalariados, a la legislación que impide un saqueo inescrupuloso de los recursos naturales, a los llamados monopolios gubernamentales con propuestas de privatización, etc. Es decir, que toda la sabiduría patronal no es otra cosa que un plan de acción para agredir a los trabajadores y trabajadoras de Puerto Rico, asaltar la riqueza pública y ampliar los espacios de la corrupción. Casiano-Cimadevilla tienen toda la razón: no hay que inventar la rueda. Por lo menos un poco de honestidad les queda. En todo lo propuesto por las siete mesas redondas no hay nada nuevo. Desde el punto de vista de la política patronal neoliberal, las ideas presentadas son tan viejas como la rueda. También está envejecida y desprestigiada la postura típica del capital de presentar sus intereses como si estuviesen “above all political interests and ideologies”.

Esta posición se resume también con sencillez: si usted presenta una idea que contradiga el interés del capital, usted es un ideólogo de la minoría y tiene una agenda oculta. Pero si usted defiende una idea favorable al motivo de la ganancia privada de algún empresario que pudo haber hecho su riqueza en un prostíbulo, explotando mujeres asalariadas, entonces usted no es un ideólogo porque representa el interés general y está “above all political interests and ideologies”. Esta basura es muy vieja y expresa la infinita capacidad del reciclaje burgués.

Si algo útil tiene el documento que recoge el resumen de las siete mesas redondas es que señala claramente dónde están los enemigos de esa burguesía sin proyecto histórico, completamente estéril y sin imaginación, que no se ha dado cuenta que el neoliberalismo está en bancarrota a nivel mundial. Casiano presenta a Reagan, en un extenso artículo, como si la política neoliberal que puso en marcha en la década del ochenta del siglo pasado fuese la solución para la crisis actual. Su posición parece estúpida, pero hay que ver la seriedad de la propuesta que contiene. La rememoración de Reagan incluye, como aspecto destacado, la exaltación de la política agresiva contra el sindicato de los controladores aéreos y su exitosa destrucción.

¿Cuáles son los monopolios gubernamentales que están en la mirilla del plan de acción inmediata del sector privado? Realmente no hay ni que leer el documento para enumerarlos. Todos se refieren a los servicios básicos de la población: luz, agua y educación. En estas tres importantes áreas existen sindicatos poderosos, que han sido golpeados con severidad, pero no han podido ser destruidos. El sector privado no ceja en su interés por sacar de circulación a la Federación de Maestros, a la UTIER, y a la UIA, porque son obstáculos al asalto inescrupuloso de la riqueza pública. Los defensores de las diferentes formas de privatización, con más de veinte años de experiencia para constatar los resultados, no pueden presentar un solo caso en que la política neoliberal se haya traducido en mejores servicios y más baratos. El propio Caribbean Business ha reconocido la bancarrota de la privatización de la salud y se ha referido a la necesidad de reformar la reforma para hacer posible su sobrevivencia.

A falta de ideas, más de lo mismo. El programa de acción de la empresa privada será la política del gobierno de Luis Fortuño. Con toda probabilidad, será una política violenta, de acción rápida, con el objetivo de dejar atrás el trauma rápidamente. Podríamos estar frente a un intento criollo de la doctrina del shock, estudiada con detalle por Naomi Klein. Otra metáfora de Casiano-Cimadevilla parece ilustrar esta tendencia: el nuevo gobierno debe comenzar el tratamiento de “jump-starting our economy right away”.

En artículos anteriores me he referido al efecto devastador del neoliberalismo en la política puertorriqueña. El hecho de que el sector empresarial, cada día más, no pueda esconder sus garras ante una situación económica y política creada por ellos mismos, hará más visible la precariedad de su dominio. El reciente colapso político del PPD, y el próximo colapso de un PNP ya herido interiormente, es el resultado de la agresiva estulticia empresarial con su intento de darle al gobierno, a través de sus dos partidos, una figura empresarial análoga a la privada. Ante la crisis del sistema colonial, como expresión particular acentuada de la crisis a nivel global, debemos esperar una política patronal agresiva, pero errática. Será posible contestarla con eficacia si logramos unir esfuerzos en todos lo niveles. Caminaremos con éxito bajo la tempestad si nos despojamos de una cultura antidemocrática envejecida y de todas las variantes del sectarismo. ¿Será posible?

*Este artículo fue publicado originalmente en la sección Opinión Libre del semanario Claridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: