Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

El Nuevo Día: Periodismo al servicio del Estado

Posted by Socialismo Internacional en abril 15, 2010

Un llamado a la guerrilla semiológica

Escrito por Enidia Armada, periodista independiente.

Mientras los estudiantes se preparan para una huelga, El Nuevo Día se prepara para defender el Estado

Mientras los estudiantes se preparan para una huelga, El Nuevo Día se prepara para defender el Estado

El Nuevo Día siempre ha sido un órgano oficial del Estado. Pero cuando se acercan procesos huelgarios como el que viene en la UPR esa función de la prensa, que siempre se trata de ocultar tras la supuesta objetividad e imparcialidad, se hace más evidente y se practica de la forma más burda.

Un buen ejemplo de lo antes dicho es la cobertura que hizo la periodista Cynthia López Cabán sobre la asamblea de estudiantes del recinto riopedrense de la Universidad de Puerto Rico, publicado un día después de la asamblea, el miércoles 14 de abril.

Comenzando por el titular: La Universidad de Puerto Rico no cerrará, podemos ver que el periódico como institución ya asumió su postura respecto al paro. Ese titular no lleva comillas, por lo tanto no es una cita directa de ningún funcionario sino que expresa el deseo de los administradores del medio donde se publicó. Además de representar una postura y un deseo, ese titular intenta deslegitimizar la asamblea de estudiantes donde se aprobó el cierre de 48 horas del recinto riopedrense. Quien no lea la noticia completa y sólo vea el titular, podría pensar que en la asamblea no se aprobó ningún paro. Esto evidencia que El Nuevo Día también busca desinformar, pues quien lea la nota completa o haya estado en la asamblea, se dará cuenta que los hechos desmiente y contradicen el titular, la parte más vistosa de una noticia. Por lo tanto podría concluirse que ese titular da información falsa, pues nadie sabe aun lo que pasará el próximo miércoles y jueves.

Otra forma de asumir una postura es escogiendo las fuentes de información. En el subtitular de la noticia se cita a la Junta de Síndicos, (La Junta de Síndicos dice que no se dejará intimidar por el paro) fuente de oficial que representa al Estado. La entrada de la noticia también esta atiborrada de fuentes oficiales. Primero se habla de José Ramón de la Torre y se le victimiza como a alguien que sufre la embestida de los estudiantes que no le han dado tiempo suficiente para trabajar:

“A tres meses de su llegada a la presidencia de la Universidad de Puerto Rico (UPR), José Ramón De la Torre se enfrenta a un paro de estudiantes…” Y luego remata con el miedo de que “el paro podría propagarse” (como un virus mortal) “a las otras unidades del sistema”.

En el segundo párrafo vuelve a citarse a De la Torre y luego a Ana Guadalupe, la rectora interina (otra fuente oficial) “quien anticipó que no permitirá el cierre de la Institución”.

Tercer párrafo, mas fuentes oficiales: “la presidenta de la Junta de Síndicos, Ygri Rivera, aseguró que no cederá a la presión de los estudiantes”.

Cuarto párrafo, cita directa de Ygri: “No creo que la Junta se vaya a someter a esa intimidación”.

Y en el quinto párrafo una fuente oficial que no dice nada, pero se cita de todas maneras: “El gobernador Luis Fortuño afirmó que no comentará sobre la situación en el primer centro docente”.

Entonces en el sexto párrafo comienza la noticia:

“Ayer una asamblea de estudiantes aprobó un paro de 48 horas…”

Esta forma de estructurar la noticia es inusual, pues El Nuevo Día, como periódico mainstream se adhiere regularmente a la clásica regla de estilo de la pirámide invertida. Esta regla se basa específicamente en que los lectores regularmente no leen más de dos o tres párrafos de una noticia.

Por lo tanto, la información más importante debe estar siempre en la entrada (primer párrafo) y debe contestar la cinco preguntas que en ingles se conocen como las cinco W: Quién, qué, donde, cuándo, cómo y por qué. Esta es una regla funcional pero es rígida y anti estética y toda o todo periodista con un poco de imaginación va a buscar la forma de romper con ella. Pero obviamente esta noticia no es un caso de innovación periodística, sino un burdo ejemplo de parcialidad, editorialización y portavocía de los intereses institucionales. Cinco párrafos seguidos constituidos todos  de información y fuentes oficiales, sin ninguna cita o versión de la contraparte, el estudiantado. Sólo en el antepenúltimo y último párrafo se cita a José García, portavoz del Comité Contra la Homofobia.

Ni siquiera hay que estar del lado de los estudiantes para darse cuenta que esta noticia está completamente parcializada. Esto es un craso ejemplo del periodismo conservador rompiendo sus propias reglas, reglas que en la academia se alzan al nivel de valores  y que son defendidas hipócritamente por Luis Alberto Ferré Rangel en las conferencias que organiza El Centro para la Libertad de Prensa: Imparcialidad, Objetividad, Precisión, Verdad…

Por otro lado, según trascendió en un conversatorio que se celebró el pasado martes 12 de abril en la facultad de Ciencias Sociales de la UPR de Río Piedras, durante la huelga contra el alza de 2005 la periodista Cynthia López Cabán, la misma que escribió la noticia que aquí se analiza, enfrentó problemas con su cobertura de dicho proceso huelgario.  Los estudiantes organizados bajo el Comité Universitario Contra el Alza (CUCA) decidieron no dar más información a esta periodista precisamente por este tipo de noticias viciadas que solía publicar mientras tenía lugar la huelga.

Ahora, siguiendo con el análisis de la cobertura de El Nuevo Día, en la columna derecha de la página donde termina la noticia sobre la asamblea, hay otra nota interesante que refuerza la  posición oficial. Esta vez el titular es una cita directa de la fuente oficial: “Siempre he estado abierto al dialogo”. Y el subtitular una cita indirecta de la misma fuente oficial: Presidente de la UPR confía en que el paro no se dará. Y así la periodista Keila López Alicea, en colaboración con Cynthia López y Yanira Hernández, sigue la misma estructura y usa las mismas fuentes de la nota anterior. Esta noticia es otro repliegue de fuentes oficiales, sin ninguna cita, entrevista o dato que muestre la versión de los estudiantes. Una noticia tan parcializada que parece un boletín oficial de la Junta de Síndicos y el presidente de la UPR. La entrada tiene el mismo tono sentenciante del titular La Universidad no cerrará: “Los portones del recinto de Rio Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) permanecerán abiertos durante toda la semana que viene…aseguró la rectora interina, Ana. R. Guadalupe” (fuente oficial).

A este párrafo le sigue otro compuesto por una cita directa de la rectora interina. Luego se cita lo que dijo De la Torre en una conferencia de prensa y seguido a esto una cita directa del presidente. Más adelante se dice que la decisión de los estudiantes recibió el rechazo de la Junta de Síndicos y el secretario de la gobernación, Marcos Rodríguez Ema. El párrafo que le sigue cita directamente a Rodríguez Ema. Y de aquí en adelante se empiezan a utilizar los mismos argumentos que siempre se han utilizado para intimidar al estudiantado a apoyar la huelga: que se extenderá el semestre, que se pone en peligro la graduación y se podrían cancelar los cursos de verano. Tal vez la síndica Rivera olvidó una parte del clásico discurso de la administración contra las huelgas: que se afectarán y se perderán millones de dólares en las investigaciones, uno de los mitos más manoseados por la derecha a la hora de aunar esfuerzos para hacer que la opinión pública este contra la huelga. Y para terminar la nota se cita a la presidenta de la junta defendiendo los actos de represión de la guardia universitaria contra los estudiantes. No hay una sola cita, ni una sola entrevista, ni siquiera un dato que represente la versión de los estudiantes en toda la “noticia”.

Ya se ve como desde el principio, cuando apenas ha llegado la huelga que viene, la prensa se dispone a amoldar la opinión pública en contra de los estudiantes.

Como contrarrestar la campaña mediática contra la huelga: la guerrilla semiológica.

El Nuevo Día es el diario más leído en el país y todo lo que publica tiene un gran peso. Pero las nuevas tecnologías pueden ser utilizadas para contrarrestar la desinformación de la prensa oficial. Este escrito ha sido creado precisamente para comenzar una contra campaña mediática que cree algún tipo de balance entre lo que publican los diarios de tirada nacional y lo que realmente sucede en los procesos huelgarios. Tan pronto se publique una noticia con información falsa o viciada o totalmente parcializada como en el caso de las dos antes analizadas, se deben denunciar con contra escritos donde  se “deconstruya” el discurso oficial y el leguaje periodístico de la prensa burguesa.

Estos escritos, para que sean efectivos, deben ser publicados inmediatamente en los Blogs, Facebook, Indymedia y todos los medios digitales posibles con los que se cuenta actualmente. Incluso se debe escribir los enlaces de estos escritos en la sección de comentarios del los diarios oficiales. Así la gente tendrá acceso a la otra versión.

Estos escritos también deben enviarse por email a los periodistas que escriban las notas que se critiquen, para que sepan que su labor y su nombre como periodistas se podría ver afectado si se sieguen prestando para ser portavoces del Estado. Esto es un llamado también a los periodistas, a que se den a respetar ante sus editores y no permitan que se les manipule y se les ponga contra del estudiantado politizado.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: