Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

ANTE LOS ATROPELLOS DEL GOBIERNO ¡TOMEMOS LA OFENSIVA!

Posted by Socialismo Internacional en julio 4, 2010

Luego de que el estudiantado decidió abrir los portones y culminar la huelga, la respuesta de parte del gobierno y de la administración universitaria ha sido unilateral, arbitraria, intransigente y dictatorial.  El estudiantado, así como distintos sectores del país, deben reagruparse, reorganizarse y continuar la lucha de forma ofensiva.

La Organización Socialista Internacional hace una llamado a la estructuración de comités de base en todos los recintos y a la intensificación de la lucha contra el gobierno.

Mientras ocurría la Asamblea Nacional del 22 de junio, el gobierno aprobó aumentar el número de miembros de la Junta de Síndicos, de 13 a 17.  Días después, la Cámara de Representantes aprobó que los procesos de deliberación del estudiantado se llevarán a cabo por el voto directo y secreto, por correo y/o por vía electrónica.  Además, la administración sometió al Tribunal una orden para continuar el interdicto utilizado para culminar la huelga, a pesar de que ya se hayan abierto los portones.  De la Torre y la rectora de Río piedras, Ana Guadalupe, indican que las clases todavía no pueden comenzar.  Y para no faltar más, la administración pretende que el personal docente y no docente devuelva los cheques correspondientes a los meses de huelga, pasando por encima a la ley y sus convenios.

Si sumamos los últimos sucesos ocurridos ayer en el Capitolio contra los periodistas, quienes intentaban informar al público las determinaciones sobre el presupuesto de la UPR y otros asuntos, mas las expresiones de Rodríguez Ema de que los “acuerdos no son acuerdos”, podemos concluir que detrás de estas movidas está:

(1) Violentar los acuerdos llegados entre el Comité Negociador Nacional y la Junta de Síndicos, el 16 de junio.

(2) Aminorar la fuerza y capacidad organizativa del estudiantado desde las vías legalistas, aunque dictatoriales, enviadas desde el gobierno neutralizado por la derecha.

(3) Preparar el camino para implementar la cuota de más de $400 al estudiantado en agosto y/o enero.

(4) Desacreditar al estudiantado que ha conseguido un apoyo masivo a nivel nacional e internacional.

No se puede permitir que sigan con esta lógica fascista. Hay que movilizarse.

Implicaciones de los últimos ajustes

La nueva composición de la Junta de Síndicos ahora comprende: 1 estudiante, 2  profesores y 14 administradores escogidos por Fortaleza, siendo los estudiantes el sector menos representado y con menos poder en la toma de decisiones directas sobre la UPR.  Cabe mencionar que entre los nuevos síndicos, todos ligados al partido de turno, se encuentra el ex-abogado de Pedro Roselló. Este representó “el interés público de la Junta de Directores de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas.” Entre otros, la abogada Aura L. González, que declaró que para ella estudiar es un privilegio y alzar la matrícula una alternativa. También se nombró al Dr. Felipe Carro que fue tesorero del PNP para el año 1999. El hecho de que sean todos ex alumnos de la UPR no logra ocultar que los intereses que representan son político partidistas.

Si el gobernador llega a firmar la enmienda a la Ley Universitaria para establecer el voto secreto por correo o vía electrónica, acabará con el espacio y el tiempo de debate necesarios para deliberar sobre los asuntos universitarios que competen al estudiantado.  De ser necesario aprobar un voto de huelga para garantizar nuestros derechos estudiantiles en un futuro, ¿cómo podrá hacerse con tanta restricción administrativa? El objetivo es reprimirnos y coartar nuestro derecho a expresarnos y manifestarnos.

Por otro lado, la UPR pretende censurar los reclamos del estudiantado mediante movidas judiciales como “la moción de incumplimiento de orden” fechada el 24 de junio de 2010. De esta manera, además de demandar a estudiantes particulares, buscan impedir que retomemos la huelga en caso de que se implante la cuota en o antes de enero.

Además, ya se sabe que el presupuesto recomendado a la UPR para el próximo año fiscal incluye una cuota especial en los costos de estudio que podría consistir de $400 cada semestre y hasta de $800 para el segundo semestre 2010-11. El presupuesto recomendado también afectará a otros sectores de la comunidad universitaria. El mismo contempla una reducción de un 5% en los salarios de los profesores y empleados de la institución. A su vez  se les negará bonificaciones, compensaciones y ascensos.

Es decir que, no hay garantía de que la Junta de Síndicos cumpla con los acuerdos. Mucho menos ahora que nombraron miembros nuevos, y que, renunció Germán Malaret, uno de los síndicos que había favorecido los acuerdos.

Lo que debemos y podemos hacer

Es momento de actuar y presionar desde todos los frentes. La magnitud de lo que está en juego, el futuro de la educación superior pública del país, envuelve retos que serán determinantes para nuestra historia. El movimiento estudiantil debe reanudar esfuerzos, reorganizarse e integrar a todos los que estén dispuestos a participar. Igualmente, el movimiento obrero debe reorganizarse y reorientar sus prerrogativas. Las comunidades de Puerto Rico deben organizarse para apoyar la lucha en defensa de la educación pública y contra la injerencia de políticas partidistas en nuestras instituciones públicas, el desmantelamiento de los servicios públicos y la imposición desde arriba de medidas que perjudican a la clase trabajadora del país.

Estamos hartos de que los grupúsculos que tienen la capacidad monetaria para sobornar sean los únicos que tengan representación en nuestra legislatura. Estamos hartos de la retórica ya gastada de crisis y eficiencia, de austeridad y medicina amarga. Estamos hartos de la hipocresía.

Si con piquetes no basta para que tomen nuestras necesidades en serio, desde abajo debemos organizarnos para tomar acciones más directas contra el gobierno y la administración universitaria. Podemos parar la producción de este país, hacerles dificultoso el movimiento y provocarles una molestia tan grande que no tengan más alternativa que bajar de sus puestos avergonzados. Es momento de intensificar las medidas de presión como las tomas de calles y la ocupación de espacios como los predios de la Administración Central.

Para eso, hay que estar alerta y comprometidos a participar de reuniones extraordinarias cada vez que sean necesarias, además de calendarizar las reuniones de los comités de base existentes en los diferentes recintos.

¡La organización es clave para luchar, y la lucha necesaria para defender nuestros derechos!

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: