Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Carta abierta de la Organización Socialista Internacional sobre los sucesos de arquitectura

Posted by Socialismo Internacional en marzo 9, 2011

Foto Indymediapr.org

“Quien quiera ver paz, tiene que exigir con la misma vehemencia la justicia, el respeto y la dignidad de todos los seres humanos”

La Organización Socialista Internacional repudia el juicio público y moral que se está haciendo de l@s estudiantes universitarios a raíz de la actividad del lunes en la Facultad de Arquitectura.

La OSI denuncia la doble vara de algunos sectores que se aprovechan de estas acciones para juzgar a los estudiantes. Mientras que no hemos visto a muchas de estas personas hablar o expresarse durante el último año acerca de los atropellos del gobierno, hoy se sirven a sus anchas con la cuchara de la crítica desproporcionada y desbalanceada.

Durante los últimos años la máxima exigencia del estudiantado ha sido la negociación y el dialogo con la administración y el gobierno para resolver asuntos fundamentales del estudiantado y la universidad. Negarse, como han hecho durante los últimos meses, a dialogar y a evaluar propuestas que resolverían la crisis fiscal, han sido actos que constituyen violencia institucional, junto a la violencia física directa desatada sobre los estudiantes en diversas instancias de la movilización estudiantil.

Cuando el movimiento ha pedido dialogo mesurado, instancia de encuentro y comunicación universitaria, el gobierno ha respondido con todo el peso de la violencia estatal—la policiaca, la marginación sistemática y la exclusión. Hoy el país entero exige una respuesta y alternativas distintas para solucionar el conflicto universitario y evitar que se repitan los sucesos del pasado lunes.

De igual manera, la OSI le exige al gobierno que busque alternativas distintas al encarcelamiento y el macaneo para atender la crisis universitaria. Una cacería de brujas como la que parece avecinarse, sólo agravará la situación y aumentará el clima de tensión y desasosiego en la UPR, y en todo el país.

La violencia no puede ser juzgada de igual modo en todas partes. La Rectora dejó sin estudiar a más de 3 mil estudiantes, destruyendo vidas y familias enteras. Con su autorización y bajo su mando, la policía y la fuerza de choque arrestaron, macanearon y agredieron física y sexualmente a l@s estudiantes universitarios.

Como representante de la Junta de Síndicos y el gobierno en la universidad, Guadalupe ha impulsado una política de desmantelamiento de la educación pública que la administración pretende garantizar con la futura reforma universitaria. Esto también es violencia. Violencia organizada y dirigida desde el gobierno. Y con agravantes de conspiración, premeditación y alevosía.

El gobernador Luis Fortuño también tiene las manos manchadas de violencia, con el despido de 30 mil personas y la destrucción del servicio público, del ambiente y hasta de las garantías constitucionales y legales.

Nada de lo anterior debe entenderse como un apoyo a todo lo que pasó el lunes en arquitectura. El ataque indiscriminado y sin objetivos aporta poco al posicionamiento público y a recabar participación entre el estudiantado para el proceso de lucha. Como movimiento, debemos seguir buscando aumentar las movilizaciones.

Comprendemos la frustración del estudiantado frente a la administración universitaria. Entendemos la profunda molestia que se manifiesta en la determinación del estudiantado a enfrentar todas las autoridades gubernamentales.

En esa dirección, colocamos el peso de la crítica en los que sembraron la violencia que hoy se cosecha frente a nosotros. Entendemos que quien quiera ver paz, tiene que exigir con la misma vehemencia la justicia, el respeto y la dignidad de todos los seres humanos. Los que se curan en salud criticando ven por encima del hombro la violencia de los estudiantes, le entregan la legitimidad a la violencia estatal sólo por ser la “violencia autorizada”.

Para los socialistas como nosotr@s en la OSI, la legitimidad no nos las dan las leyes, muchas de las cuales sirven para garantizar la violencia estatal. Que el pueblo juzgue a la rectora, que juzgue a profundidad sus actos, que evalúe sus decisiones y sus efectos. Hagamos lo mismo con los estudiantes, y que se haga justicia. Estamos segur@s de que el peso de la verdadera justicia caerá sobre el gobierno y la administración universitaria, no sobre l@s estudiantes luchadores.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: