Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

L@s trabajadores/as de la IATSE dan cátedra de lucha

Posted by Socialismo Internacional en agosto 26, 2011

L@s trabajadores de la unión Alianza Internacional de Empleados de Teatro y Técnicos de la Industria Cinematográfica (IATSE por sus siglas en inglés) en Puerto Rico, comenzaron una huelga el jueves 25 de agosto luego de que la producción de la película “200 cartas” se rehusara a reconocer a la unión como el agente negociador de los trabajadores.

La IATSE es una unión internacional que tiene una alianza en la isla con la Local, 494, que representa unos 300 trabajadores y trabajadoras de la industria cinematográfica en la isla. Entre ell@s se encuentran: sonidistas, expert@s en efectos especiales, chóferes, maquillistas, vestuaristas, decoradores de escenografía, gerentes de locaciones, productores, digital lowders, camarógrafos, y otras labores profesionales que permiten el desarrollo de la industria de cine.

La Junta Directiva de la unión está compuesta de trabajadores de la industria de cine y no reciben compensación alguna por ser parte de la junta, su trabajo es voluntario.

Alma Torres reporta sobre los reclamos de est@s trabajadores/as y las lecciones de su primera victoria.

El conflicto laboral inició luego de que la producción de la película “200 Cartas” se negará a reconocer a la unión como agente negociador de l@s trabajadores/as.

“200 Cartas” es una película dirigida por Bruno Irizarry, quien forma parte del Sindicato de Actores de Cine y Televisión (SAG). Dicha producción es financiada en parte por el Fondo Cinematográfico de la Corporación de Cine de Puerto Rico y recibe un crédito contributivo de 40%, de la inversión total en la isla y un 20% por los actores no residentes en Puerto Rico. Ambos incentivos son otorgados por el Gobierno de Puerto Rico a través de la Corporación. El filme cuenta con un presupuesto de $800,000 lo que la cataloga como una producción de bajo presupuesto.

El reclamo de l@s trabajadores/as es que se tome en cuenta sus derechos laborales a la hora de hacer el presupuesto para los gastos de la producción. Por mucho tiempo el bajo presupuesto de una producción ha sido la razón principal para que l@s trabajadores/as de esta industria acepten una paga menor por dar un ejemplo.

Se ha fortalecido la industria y su clase trabajadora

El empuje económico detrás del desarrollo de la industria cinematográfica en la isla ha permitido que con la misma industria se genere una base trabajadora más sólida y consistente.

Por hacer una comparación, Estados Unidos tiene la industria de cine más grande en el mundo y por ende se ha desarrollado una clase trabajadora  más fuerte en este medio. Uno de los logros más importantes que han tenido l@s trabajadores/as de esta industria, representados por la IATSE en ese país, es que han logrado acuerdos con algunas de las casas productoras más grandes para que tengan que contratar personal unionado para filmar y producir sus películas. Esto es un logro importante ya que les garantiza a estos empleados mejores salarios y beneficios laborales como aportaciones al plan de retiro y plan médico.

Trabajar en esta industria no es fácil. Muchos trabajamos casi “por amor al arte” con sueldos que no compensan la explotación que requiere una producción de este tipo (trabajo inestable, largas horas de pie y escasos beneficios). Adicional a esto, muchas veces se trabaja sin ver paga alguna hasta meses después de que acaba la producción.  La única motivación para continuar es la pasión por el arte. Así sucede con muchos otros trabajos como es el caso de los maestros, por dar un ejemplo, que tienen que trabajar aún después de salir del horario escolar y que muchas veces compran materiales de su propio sueldo.

Esta realidad tiene que cambiar y much@s trabajadores se están dando cuenta de esto. No es realista que el “amor al arte” nos alimente, nos permita pagar una renta, luz, agua y otros gastos. Cualquiera que diga que eso es suficiente no ha pasado necesidad alguna en su vida. Necesitamos seguridad de empleo y mejores condiciones de trabajo. El momento de exigir es ahora, cuando en el caso de est@s trabajadores la industria se encuentra en su mayor desarrollo en la isla. La forma para hacerlo es organizarse y luchar.

Mayor experiencia y conciencia

Varias películas en Puerto Rico se han hecho con trabajadores/as unionados, Fast Five, The Caller y varias series de televisión, por mencionar algunas. Pero no siempre es fácil lograr esto, ya que no es un requisito para las producciones tener personal unionado.

L@s trabajadores/as de la película El Acantilado tuvieron una experiencia amarga en el verano del 2011 cuando luego de grabar la película la producción no pago según acordado. Desde que comenzó el rodaje la producción comenzó con ciertos problemas. L@s trabajadores/as acordaron una paga entendiendo que el presupuesto de la película era uno pero luego descubrieron que el mismo era el doble de lo que habían dicho.

La IATSE argumentó sobre la necesidad de que la unión interviniera para que l@s trabajadores/as estuvieran representados y pudieran luchar contra estos atropellos. Unos 20 empleados laboraban en la película, la unión impulsó un voto para intervenir pero al final l@s trabajadores/as decidieron que no se metiera la unión.

La filmación de la película acabó en menos de un mes y todavía hoy le deben dinero a algunos trabajadores.

“Para El Acantilado mucha gente voto que no interviniera la unión porque era un proyecto local pero ahora yo me doy cuenta de lo importante que es que una entidad te represente y luche por tus derechos”, dijo Su-Jeng Sang de 28 años quien lleva 9 años trabajando en el medio y es “digital lowder” en la película de “200 Cartas”.

El haber tenido esa experiencia permitió que muchos de est@s trabajadores/as decidieran votar a favor del paro durante la filmación de “200 Cartas”. Según el presidente de la unión, Juan Guallini, quien se dedica a los departamentos de decoración y áreas verdes, lo que ha cambiado en esta huelga es que el nivel de entendimiento de l@s trabajadores/as es mayor. La acumulación de experiencia y el aumento en el número de proyectos que se realizan ahora en la isla les ha permitido desarrollar un nivel de conciencia más colectivo y activo.

En la producción de la película “200 Cartas” trabajan alrededor de 30 empleados que son miembros de la unión. El reclamo de est@s trabajadores/as que la producción haga una aportación sustancial a su plan de retiro y su plan médico. Para poder negociar esto primero la producción tiene que reconocer al sindicato como agente negociador de l@s trabajadores/as. Al no querer reconocer la unión, l@s trabajadores/as de los dos Locales 494 y 600 (el Local 600 es de Estados Unidos pero algunos empleados están en la isla), implementaron el jueves 25 de agosto un voto de huelga indefinido hasta que la producción de la película reconozca el derecho de estos trabajadores a ser representados por la unión y poder negociar.

Ganan su primera victoria

El paro comenzó frente a la entrada del Basecamp de 200 cartas localizado en la carretera 175 de Trujillo Alto, cerca del área del lago Caraízo, en la mañana del 25 de agosto. Al día siguiente l@ trabajadores/as se levantaron muy temprano y desde las 6AM comenzaron a protestar en frente al antiguo local de Villa Music en la Ave. Ponce de León. Luego de 9 horas lograron su primera victoria al lograr que la producción reconociera a la unión y comenzará un proceso de negociación. Las negociaciones han comenzado y parecen ser favorables para l@s trabajadores/as quienes aseguran que la producción ha demostrado una intención genuina de atender sus reclamos.

Pero l@s trabajadores/as no bajan la guardia y aunque regresan a sus labores con la esperanza de que las negociaciones rindan fruto,  de no lograrlo no descartan usar una vez más el recurso de la huelga para meter presión con la paralización de sus labores.

Otros sindicatos deben demostrar su solidaridad con esta lucha ya que sólo la unidad de la clase trabajadora logrará defender sus derechos y frenar de alguna forma el avance de lo que es toda una serie de medidas neoliberales a favor de los ricos y en contra de l@s trabajadores/as.

Nada que perder y todo por ganar

La clase patronal junto con el gobierno de Luis Fortuño tiene una dura campaña ideológica que argumenta a favor del sacrificio personal. Por dar un ejemplo, la nueva versión de la canción del Gran Combo (Banco Popular) transmite la idea de que el problema social es nuestra actitud ante la crisis. La idea detrás de todo esto es convencer al pueblo trabajador de que si cambiamos nuestra mentalidad y queremos “echar pa lante” las cosas pueden mejorar.

Pero esa no es la realidad del pueblo trabajador, la desigualdad es mayor porque la crisis la está pagando la gente pobre y trabajadora. Una minoría se sigue lucrando a costa de una mayoría. Esta campaña ideológica es la forma en que están justificando todo el retroceso social, la perdida de derechos, empleos, vivienda etc.

El ejemplo de los trabajadores de la IATSE es refrescante e inspirador. Estamos hablando de trabajadores/as que en ocasiones tienen trabajo seguro sólo dos y tres veces al año y con eso se mantienen. Gente que tienen un contrato que se vence en dos meses y luego no saben qué van hacer para poder sobrevivir.  Ell@s nos han demostrado que no tenemos nada que perder y todo por ganar.

¡En hora buena!

La autora es egresada de la Universidad de Puerto Rico con  Bachillerato en Cine y Televisión, cursa su maestría en Escritura de Guión y trabaja como servicio profesional en el área de producción. 

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: