Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

“¡Y va a caer, y va a caer: la educación de Pinochet!”

Posted by Socialismo Internacional en noviembre 25, 2011

OTRA GIGANTE movilización, el día jueves 22 de septiembre, convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH), sacó cientos de miles de manifestantes a la calle. Este es el cuarto mes de movilizaciones estudiantiles, en lo que ha llegado a ser conocido como el Invierno Chileno –una referencia a la Primavera Árabe.

También se adhirieron a la movilización los trabajadores del sector público agrupados en la Asociación Nacional de Empleado Públicos (ANEF), los mineros del cobre, el Colegio de Profesores (el sindicato de maestros en Chile), la Central Única de Trabajadores (CUT) –la mayor federación laboral en Chile– y otras 120 organizaciones de la sociedad.

El gobierno ha amenazado con cerrar el año escolar. De cumplir con este su ultimátum, los jóvenes que no se han adherido a los planes divisorios del gobierno, perderían el año escolar y sus becas futuras –por no asistir a clases– y deberán las becas de este año. A pesar de ello, Jofre Concha, madre de un activista estudiantil, dijo a la Televisión Nacional: “Tenemos que asumir el riesgo. Debemos apoyar a nuestros hijos”.

JASON FARBMAN y PAULINA JARA analisan el telón político tras las rebelión estudiantil sacudiendo al gobierno derechista de Chile.

La estudiante del Liceo de Aplicación en la capital, Daniela Mancilla –quien viaja cada día dos horas para llegar a su escuela– respondió al chantaje gubernamental de perder su matrícula en una escuela de alto nivel académico señalando que lo “que hacemos no es un proyecto personal, es por mis hermanos chicos, pero también por mis hijos, como por todos los niños de Chile”.

La creatividad de este movimiento se ha expresado en espectacular danzas de marionetas que representan a los caídos –literalmente, sacando sus muertos a bailar– y en cánticos que anuncian “¡Contra la educación mercantil, organización estudiantil!”. Miles se agrupan en el Parque O’Higgins cantar “¡el que no salta es Sebastián! (el presidente chileno)”, e “¡y va a caer, y va a caer: la educación de Pinochet!”.

El gobierno ha respondido con mayor represión. Mientras se escribe este reporte, los estudiantes secundarios de la comuna de Providencia fueron violentamente desalojados de las escuelas que mantenían ocupadas. El alcalde Cristián Labbe, ex coronel encargado de la seguridad del General Augusto Pinochet, y miembro de la temida Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), ha cerrado los colegios y ha cancelado las matrículas de alumnos de afuera de la comuna. Giorgio Jackson, líder de los estudiantes en la Universidad Católica “el gobierno ha decidido establecer su autoridad y no ha cedido nada”.

– – – – – – – – – – – – – – – –

LO QUE comenzó hace varios meses con estudiantes tomándose sus escuelas y universidades ha crecido en uno de los mayores movimientos de protesta en la historia de Chile.

El movimiento estudiantil chileno fue uno de los movimientos sociales que no se retiró de las calles después de que la dictadura de Pinochet terminó. Ya en la primera mitad de la década de 1990, los estudiantes universitarios tomaban los primeros pasos para re-articular una reforma estudiantil que buscaba la reinstalación de los profesores purgados por la dictadura militar y detener la privatización de las universidades y del financiamiento estudiantil.

El costo de la educación superior, el crédito estudiantil y la privatización fueron las principales aristas de las movilizaciones que siguieron durante todos los gobiernos de la Concertación de Partidos por la Democracia–los sucesores de la dictadura y de sus políticas privatizadoras.

Todas estas previas olas de movilización estudiantil tenían en su propio seno los frenos que las restringían. Muchos de los estudiantes, honestamente movilizados, también tenían lazos a las dirigencias políticas de los partidos centroizquierdistas en gobierno, por lo que sus parlamentarios siempre encontraron modos de llegar a ellos para presionarlos a desistir de sus demandas más radicales y para desmovilizarlos prometiéndoles un dialogo.

En el año 2006, año en que los estudiantes secundarios se tomaron sus escuelas por más de un mes demandando el término de la ley educacional pinochetista, esta dinámica fue desafiada por primera vez. Primero, porque la eterna desmovilización y diálogos sin resultados de las últimas dos décadas sólo habían pospuesto el conflicto y acumulado la frustración juvenil, y segundo, porque los partidos políticos tienen mucho menos lazos con los activistas de secundaria y menos posibilidad de coartarlos.

A diferencia de la Rebelión de los Pingüinos del 2006 (el uniforme que usan y la proximidad del ave acuática a la cultura chilena, les ganó a los estudiantes secundarios el nombre de “pingüinos”) y de las previas movilizaciones, la lucha del movimiento estudiantil este año se desarrolla en un escenario distinto.

Ahora, la derecha está en el poder, así que los frenos que las previas movilizaciones tenían han en su mayoría desaparecido. Además, el movimiento estudiantil de hoy ha aprendido de años de lucha, en particular han sido de crucial importancia las lecciones de la Rebelión de los Pingüinos. Los estudiantes este año rehusado dialogar con parlamentarios, sino que buscaron, y ya lograron, sentarse dialogar directamente con el poder ejecutivo.

El movimiento estudiantil logrado llenar de energía a todo el pueblo chileno, rehabilitando su confianza en la lucha política por la justicia y la dignidad. A pesar de la incesante represión, la movilización de centenas de miles en las calles ha alterado para siempre la dinámica de la política pos dictatorial, y ha logrado por primera vez en más de 40 años la articulación de una alianza entre la mayoría de las organizaciones obreras, populares y estudiantiles tras un objetivo común.

– – – – – – – – – – – – – – – –

UNO DE los inmediatos triunfos de la rebelión estudiantil fue la destitución de un ministro de educación, Pablo Longueira, uno de los más ardiente partidarios de la ley pinoche_tista que los estudiantes buscan eliminar. El ministro fue grabado en un video hablando de cuánto dinero él había hecho en la educación superior privada gracias a la ley.

El descontento acerca de la educación es muy fuerte. Las escuelas chilenas han sido un laboratorio para la privatización–con terribles consecuencias para la mayoría de los estudiantes. El sistema fue apodado “apartheid educacional” por un profesor chileno, donde sólo los estudiantes de familias adineradas pueden permitirse el lujo de acceder a una educación de calidad, sin tener que tomar costosos préstamos educativos.

El presidente Sebastián Piñera, un millonario con vastos intereses comerciales, ha respondido con frecuencia a los estudiantes diciendo: “No hay tal cosa como un almuerzo gratis”. Pero en un país con el producto interno bruto (PIB) más alto per cápita en Amé_rica Latina y la distribución más desigual de la riqueza, los estudiantes han comenzado a ver las declaraciones de Piñera menos como un refrán libremerca_dista y más como un irrespetuoso desprecio.

A semanas de iniciadas las protestas, la líder estudiantil Camila Vallejo pro_metió que después de apuntalar “todos los actores de la educación”, las protestas tomarían un giro político para permitirles “converger con el resto de los actores sociales.”

Esa promesa fue cumplida. Las pro_testas ya han adoptado demandas por una nueva constitución que termine con la educación privatizada y garantice una educación de calidad en todos los grados. Otras demandas incluyen la re_escritura del sistema tributario y la re-nacionalización de las minas importantes. En general, el creciente carácter político de las protestas de los estudiantes está ayudando a reunir sus quejas con las de los trabajadores en muchos otros sectores de la producción.

Así como las protestas han continuado, la aprobación pública de Piñera ha caído. Cada uno de los últimos tres meses ha representado un nuevo récord mínimo para el presidente neo-conservador. Su popularidad actual–de sólo el 26 por ciento–es el nivel más bajo de apoyo a cualquier presidente desde la caída de Pinochet. Sin embargo, el disgusto popular con la oposición a Piñera,los pone aún más bajos en la escala de desaprobación, en un 24 por ciento.

Pero mientras el descontento popular con ambos lados del establecimiento político crece, un contrapeso ha surgido en la dirigencia estudiantil. La más destacada entre estos líderes es Camila Vallejo, la segunda líder femenina de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile en más de 100 años. Miembro del Partido Comunista de Chile, ella ha sido capaz de articular la agenda de los estudiantes con eficacia. El periódico The Guardian la describió:

“No desde los días del zapatista Subcomandante Marcos ha América Latina sido encantada por un líder rebelde. Esta vez, no hay pasamontañas, pipa o pistola, no, sólo un anillo de plata en la nariz.

“Esta es la Comandante Camila, una líder estudiantil en Chile, que se ha convertido en la cara de un levantamiento populista que algunos analistas llaman el Invierno Chileno. Sus conferencias de prensa pueden conducir a la destitución de un ministro. Las marchas callejeras que ella dirige cierran secciones enteras de la capital chilena. Ella tiene al gobierno huyendo”.

Su repentina prominencia de los últimos ha convertido a Vallejo en un blanco también. La Corte Suprema de Chile recientemente ordenó protección policial para ella y su familia después de haber recibido amenazas de muerte. Tal vez la más ofensiva de estas provino de un funcionario gubernamental de alto rango, Tatián Acuña. Como la Associated Press reportó:

“[Acuña] invocó la famosa frase que el general Augusto Pinohet utilizó mientras derrocaba al Presidente Salvador Allende en 1973. Pinochet fue grabado diciendo a sus tropas: “Mata a la perra, y se acaba la tiña”.

Protección policiaca puede no ser la respuesta para Vallejo. Los estudiantes y trabajadores han estado sufriendo la creciente represión de las fuerzas de seguridad, que indiscriminadamente usa gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersar a los manifestantes. Sólo en la huelga de 48 horas de agosto, unas 1.400 personas fueron detenidas. Muchos de los manifestantes han resultado heridos durante la represión.

El afán de la policía por destruir cualquier percibida amenaza tuvo la consequencia de la muerte trágica de Reinoso Manuel Gutiérrez, de 16 años de edad. Gutiérrez no participó en las protestas –él estaba caminando cerca de las barricadas a la medianoche con un amigo y su hermano en silla de ruedas cuando tres disparos fueron hechos de dónde la policía estaba. Con el pecho herido, Gutiérrez fue trasladado al hospital donde murió horas más tarde.

La indignación por la muerte de Gutiérrez y represión policiaca, así como el carácter y la determinación de las protestas masiva de una amplia gama de sectores, han ganado al movimiento un amplio apoyo público contra las políticas gubernamentales. En julio, Piñera se vio obligado a conceder un paquete de reformas educacionales, el que fue rechazado por la Confederación de Federaciones de Estudiantes de Chile (CONFECH) por no satisfacer sus demandas.

No viendo un fin a las protestas, Piñera invitó a los líderes estudiantiles a reunirse con él personalmente. La CONFECH se reunió hasta altas horas de la noche para discutir la oferta, emergiendo después de 10 horas para anunciar que asistiría.

Vallejo aseguró que la reunión no se traduciría en un compromiso de sus demandas, ni el fin del movimiento. En cambio, los estudiantes la vieron como una oportunidad para ver la reacción del presidente a sus demandas, cara a cara.

Pero el billonario presidente y la líder estudiantil comunista tienen muy poco en común.

Así describió Vallejo los objetivos por los que los estudiantes y trabajadores están comenzando a luchar, “Es hora de cambiar el sistema político, el sistema económico, para que haya una distribución más justa del poder y la riqueza… Todo lo que este modelo de desarrollo ha hecho es hacer unos pocos sumamente ricos”.

Traducido por Orlando Sepúlveda

Originalmente publicado en ObreroSocialista.org

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: