Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Contra el fundamentalismo / Una lucha conjunta

Posted by Socialismo Internacional en marzo 4, 2013

Captura de pantalla 2013-03-04 a la(s) 14.51.07Editorial

Los políticos conservadores y los fundamentalistas deben estar alegres: la agenda política e ideológica de la derecha republicana de los 4 años de Luis Fortuño sigue viva.

El gobierno de Alejandro García Padilla continúa la privatización del Aeropuerto LMM, se prepara para destruir los Sistemas de Retiro de los empleados públicos, y anunció que aumentaría agua y luz.

Los fundamentalistas religiosos, como Wanda Rolón y Jorge Rashke, han levantado una ofensiva contra los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTTI. Alegan defender la familia tradicional y los valores, aunque de lo que se trata es de promover la discriminación que perjudica a grandes sectores de la población.

Ideas en tiempos de crisis

Para nadie es sorpresa que vivimos una de las peores crisis sociales y económicas en la historia. En las crisis económicas la pobreza y la desigualdad se agudizan.

Antes que enfrentar las desigualdades como producto de las relaciones económicas existentes—del capitalismo—los políticos hablan de la falta de moral, de cómo se ha perdido el respeto y los valores cristianos, entre otras cosas. En diversos sectores de la sociedad se habla de fortalecer la familia como si esto fuera la salvación a todos nuestros problemas.

La realidad es que las ideas también son un producto social, como la mantequilla y el pan. Estas son, como los valores, un resultado complejo de toda la dinámica social. Un sistema económico corrupto, basado en la explotación laboral, el robo y la marginación difícilmente puede esperar un mundo diferente.

Otro ejemplo ayuda, si la criminalidad relacionada al narcotráfico está fuera de control, en buena parte es culpa de la política de Mano Dura que selectiva y temporalmente desmanteló los puntos, transformando al mismo tiempo los sistemas de valores sobre los cuales descansaban esos negocios. Los nuevos traficantes vinieron a bregar con la competencia y la corrupción de nuevos políticos y policías, incrementando a largo plazo el problema.

La derecha religiosa se moviliza

El pasado 18 de febrero, miles de personas se movilizaron tras el llamado de algunos líderes religiosos para rechazar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La manifestación tenía como propósito defender el matrimonio como el acuerdo entre un hombre y una mujer exclusivamente. La actividad sirvió también para rechazar que la Ley 54 cobije a parejas del mismo sexo. El lema de la actividad era “Puerto Rico se levanta defendiendo la familia”.

La posición del gobernador Alejandro García Padilla ha sido vacilante. Habla de la ampliación de derechos, pero defiende el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

El día antes de la manifestación religiosa, García Padilla se reunió con el grupo organizador para tranquilizarlos. Su inconsistencia en el tema estimula el desarrollo de la agenda de derecha.

La familia: institución opresiva

La familia es una institución poderosa en la sociedad capitalista. A través de la estructura familiar se mantiene a la mujer oprimida. Usualmente la mujer es la que hace todos los trabajos en el hogar: limpiar, cocinar, cuidar hijos. La mujer juega un rol social como ningún otro ser humano. Si algo sale mal, siempre se culpa a la madre o a la mujer por ello.

La derecha —tanto en el Capitolio como la que está en algunas Iglesia—se está moviendo para garantizar la discriminación y opresión de la mujer y de toda la comunidad LGBTTI. Y de este modo, mantener a todos los pobres y la gente trabajadora oprimida también.

Aunque la movilización del 18 de febrero fue grande, no debemos pasar por alto que las ideas conservadoras son parte fundamental de las ideas dominantes de la sociedad. Son estás ideas las más difundidas en medios de comunicación y todas las estructuras de socialización, incluida la escuela.

Días después de la manifestación fundamentalista, el Tribunal Supremo votó 5 a 4 en contra de permitir la adopción en el caso de una pareja de lesbianas. La decisión ha provocado ya la primera protesta y la noticia ha sido cubierta a nivel internacional.

Posible el matrimonio gay en Estados Unidos

Todo esto se lleva a cabo en momentos en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, promueve que se declare inconstitucional la ley que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. Esto podría abrir el camino para que el derecho al matrimonio entre parejas del mismo sexo se logré a mayor escala en los Estados Unidos.

El anunció ha causado que más de un fundamentalista en Puerto Rico salga denunciando esta acción como un ataque a la familia tradicional. Sin duda, estos conservadores se movilizarán y harán todo lo posible para que esto no tenga un efecto directo en las leyes de nuestra isla.

En Estados Unidos, el movimiento LGBTTI ha tomado fuerza desde mucho antes que Obama llegara al poder. De hecho, muchos votaron por Obama en 2008, además del profundo rechazo al gobierno de George W. Bush, por su supuesta agenda a favor de la comunidad LGBTTI.

Sin embargo, Obama esperó hasta su segundo cuatrienio para proponer cambios. Si finalmente Obama se mueve ahora es porque hay presión desde abajo y la gente está dispuesta a luchar para obtener un cambio verdadero.

Desarrollar y unir las luchas

Luego de que el pueblo se resignara a votar por Alejandro García Padilla en rechazo al gobierno de Luis Fortuño y las políticas que implementó, es evidente que ambos partidos comparten la misma agenda. Ambos buscan que la crisis la paguen los/as pobres y trabajadores/as.

Cada golpe contra toda la clase trabajadora y pobre de Puerto Rico impacta de peor manera a los sectores oprimidos dentro de ella.

Los despidos afectan a todas las personas con trabajo, pero lo hace de peor contra las mujeres o los homosexuales, pues estos sectores son ya discriminados de otros modos en la sociedad.

Una ampliación significativa de todos los derechos no será posible sin la participación activa de los sectores directamente afectados. Esto es verdad tanto para las luchas laborales como para las luchas por la equidad de los sectores oprimidos.

Diversas organizaciones de base o comités de trabajo deben desarrollarse para informar y generar acciones de presión que fuercen a los políticos a legislar de manera favorable a sus intereses.

Una lucha conjunta contra todo los ataques podría ser la forma más efectiva de presentar una agenda distinta frente a la crisis.

A largo plazo, la lucha por la revolución social para terminar con el sistema capitalista será la única forma de que todos y todas podamos experimentar esa libertad humana que merecemos y necesitamos.

Mientras tanto, tenemos que construir las condiciones para generar las luchas que necesitamos y avanzar en esa dirección.


Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: