Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Gobierno vs. Trabajador

Posted by Socialismo Internacional en abril 6, 2013

Captura de pantalla 2013-02-20 a la(s) 14.39.19

El PPD sin Máscaras

El gobierno de Anibal Acevedo Vila no se quedo atrás implementando políticas anti-obreras. En este escrito por Roberto Barreto en febrero/2008, previo al comienzo de la Huelga de Maestr@s, se problematiza el estado del movimiento obrero y la fuerte represión institucionalizada contra los trabajadores y trabajadoras.

Políticos de ambos partidos se mantienen en el poder con donativos electorales ilegales que intercambian por permisos de construcción y otros privilegios, se elevan los sueldos a niveles astronómicos y con aumentos automáticos, mientras dirigen un sistema gubernamental cada vez más decrépito e ineficiente. Han aumentado el costo de la matrícula universitaria y el costo de la vida en general para el trabajador. Luego de aumentar las tarifas del agua y la luz, han sobre-facturado millones de dólares, lo que es un robo contra los más pobres. Han dado mano suelta al abuso policial y han invitado a las autoridades federales a participar en los operativos locales. Hostigan a comunidades pobres con la intensión de desplazarlos para dar paso a millonarios desarrolladores. Dan credibilidad a la extrema derecha religiosa y se empeñan en negarles derechos civiles a los homosexuales.

El gobierno de Aníbal Acevedo Vilá  y la legislatura PNP continúan atacando y perjudicando a los trabajadores. En su intento por beneficiar a los empresarios y bonistas, ambos partidos buscan privatizar todo servicio gubernamental, incluyendo la educación pública y la producción energética, y destruir cualquier foco de resistencia sindical.

A pesar de sus aparentes rivalidades, en realidad ambos partidos tienen una agenda común, creen en algún tipo de IVU, que no es otra cosa que una reducción al salario del trabajador, apoyan la privatización de los servicios esenciales para el enriquecimiento de sus amigotes, y coinciden en mantener la antiobrera ley 45 que prohíbe que los empleados públicos tengan el derecho a la huelga.

Una pieza clave de la agenda antiobrera del gobernador Aníbal Acevedo Vilá lo es la neutralización de los sindicatos. Luego de dejar a la Unión Independiente Auténtica de la AAA sin convenio colectivo, el gobierno boicoteó las negociaciones en el Departamento de Educación (DE) y en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE)para luego cancelar los convenios colectivos. Así, han establecido la dictadura de los administradores en esas agencias.

Con la ley 45 ahora intentan criminalizar a los maestros que se niegan a ser esclavizados. El derecho a la huelga es esencial, puesto que los trabajadores son explotados diariamente y si el trabajador carece de un mecanismo para poner límites al ritmo de esa explotación, el empuje del patrón acabará por robarle su energía de vida y su salud. La ley 45 intenta coaccionar al trabajador a aceptar calladamente condiciones de trabajo injustas y miserables.

Pero la Federación de Maestros (FMPR) ha convocado al movimiento obrero para enfrentar el ataque gubernamental. La FMPR ha entendido que no se trata meramente de una negociación colectiva en el DE, sino de una política patronal del gobierno que persigue el debilitar, controlar y neutralizar al movimiento obrero. Muchos sindicatos han prometido su apoyo pero han dicho que no se van a ir a la huelga. En particular la UTIER, a quienes también le cancelaron el convenio, han dicho que mientras la negociación marche bien no se irán a la huelga. Esto es un error. Los padres y los estudiantes se han dado cuenta que ésta no es una mera disputa sindical sino una huelga con un contenido político en defensa de los intereses de diversos sectores obreros, incluida la calidad de la enseñanza. Durante la Huelga del Pueblo en 1998, miles de personas entendieron que no se trataba solamente de la suerte de los empleados telefónicos, sino que la huelga se oponía a una política privatizadora que afectaba a toda la clase trabajadora. En aquella ocasión la UTIER se unió a la huelga.

Algunos sindicatos patronales cooperan con el gobernador en su ataque a los sindicatos. Los sindicatos que apoyan la ley 45 son oportunistas, comúnmente llamados los chupa-cuotas, porque están dirigidos por burócratas que persiguen intereses económicos propios que se alejan de los intereses de los trabajadores que dicen representar. Es decir, viven de las cuotas pero no defienden adecuadamente a sus trabajadores. Ante el reto que la FMPR ha levantado contra la ley 45, estos sindicatos conservadores han hecho causa común con el gobierno para denunciar y combatir la huelga magisterial.

El Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) también le ha dado la espalda a los trabajadores. El MINH ha establecido una alianza con el PPD en la creencia de que esto los ayudará en el futuro a negociar una Asamblea Constituyente. El MINH organizó una marcha para defender al gobernador AAV de las acusaciones que se preparan en el Tribunal de Estados Unidos en Puerto Rico por cargos de corrupción. Correctamente el MINH condena las intervenciones de las agencias federales en Puerto Rico por su carácter colonial y represivo, pero debería también condenar la corrupción y el ataque que el gobierno dirige contra los trabajadores. No es suficiente condenar los crímenes de Washington, que ciertamente son muchos y van en aumento, es igualmente necesario condenar y tomar posición contra un sistema de privilegio que beneficia a los empresarios mientras desangra a los más pobres.

La Huelga en el DE representa nuestra mejor oportunidad de detener la ofensiva de los patronos y comenzar a levantar un movimiento obrero fuerte y combativo. Es también una huelga para defender la  educación pública y exigir la calidad educativa que nuestros estudiantes se merecen. Todos los sectores de la clase trabajadora se beneficiarán con una victoria para los maestros. Todos debemos unirnos a la huelga activamente, seamos maestros o no, para defender las condiciones de vida y de empleo de todos los trabajadores. Nuestros gobernantes corruptos defienden el privilegio, el saqueo de los servicios públicos y el empobrecimiento de la mayoría. Sólo luchando solidariamente encontraremos la fuerza para derrotarlos.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: