Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

¡La lucha sigue! Esto es solo el comienzo

Posted by Socialismo Internacional en junio 7, 2013

Parada_Orgullo_Gay_2013_OSIEl pasado 17 de mayo, Día Internacional contra las fobias a Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Transvestis, Intesexuales y Queers (LGBTTIQ), y fecha en la que se conmemora el que la Organización Mundial de la Salud haya quitado del manual de enfermedades mentales (DCM4) a la homosexualidad, se conmemoró en Puerto Rico en un contexto muy particular.

La marcha, para la cual se movilizaron alrededor de 3,000 personas de diferentes sectores sociales e ideológicos en contra de la LGBTTIQ fobia, cobro otro carácter más concreto. La actividad coincidió con la aprobación del Proyecto del Senado #238. El proyecto buscaba enmendar el lenguaje de la ley de no discrimen en el empleo para incluir la prohibición del discrimen por orientación sexual e identidad de género. Este proyecto, hoy ya firmado por el poder ejecutivo, fue enmendado bastante de su concepción original. Sin embargo, aun así, su aprobación constituye una conquista importante en la lucha por la equidad de la comunidad LGBTTIQ. Por otro lado y con una victoria más contundente, se aprobó también, de forma intacta, el Proyecto del Cámara # 488 que extiende la protección de la Ley # 54, ley de violencia doméstica, a todas las personas independientemente de su orientación sexual, identidad de género, estado civil o estatus migratorio.

La compañera Rosa Libertad comenta sobre el contexto político que se encuentra la lucha LGBTTIQ

Este periodo histórico de avanzada que vive el país es producto de las luchas sin tregua que ha dado la comunidad LGBTTIQ en los últimos años. Como por ejemplo, la victoriosa lucha contra la Resolución 99, que buscaba elevar a rango constitucional el matrimonio entre hombre y mujer, fue una batalla que de haberse perdido, hoy por hoy, no hubiese sido posible la aprobación de ninguno de estos dos proyectos. Otro ejemplo, lo es la lucha en contra del artículo 103 del código penal, que prohibía la sodomía. En aquella ocasión la lucha de la comunidad LGBTTIQ logró que se aprobara su derogación en el Senado antes de que fuera derogada a nivel federal. Otro ejemplo, son las movilizaciones masivas en contra de los abusos y asesinatos por homofobia. Como el caso de Jorge Steven, joven asesinado vilmente por ser homosexual o el caso de Francheska González, transexual atacada y golpeada casi hasta la muerte.

La presencia de la comunidad en la calle y la solidaridad fueron gestas claves para visibilizar a la comunidad y enviar un mensaje claro y contundente. ¡Que no se tolerara más los abusos! ¡Que queremos los mismos derechos para todos los amores! Estas victorias han creado un clima de confianza y crecimiento del movimiento y lucha de la comunidad LGBTTIQ que han dado los frutos que hoy tenemos.

Sin embargo es menester ser críticos con las formas en las que se llevaron a cabo los debates y cómo se enmendó el proyecto del Senado #238. Y ser capaces de ver las limitaciones del mismo. Como por ejemplo, el hecho de que gracias a las enmiendas que le hizo el Partido Popular Democrático al proyecto # 238, con el propósito de satisfacer a los sectores fundamentalistas en oposición, no se alteran las leyes de derechos civiles de Puerto Rico. También la no aplicación de esta ley a los sectores religiosos entre otros constituye unas limitaciones que no pueden pasar por desapercibidas. Que no se engañe nadie, el Partido Popular Democrático no ha cumplido su promesa de campaña.

El proyecto #238 se trataba de mejorar sustancialmente la vida de trabajadoras y trabajadores miembros de la comunidad LGBTTIQ. Y durante todo el proceso de lucha fueron pocas las voces de solidaridad por parte del movimiento obrero del país. Estos reclamos no le competen exclusivamente a la comunidad LGBTTIQ como si fuera un sector a parte de la clase trabajadora del país, esta comunidad es en su gran mayoría la clase trabajadora de la isla. Así que debemos señalar que el silencio del movimiento obrero ante estos dos proyectos va en detrimento de la propia lógica de organizarse en una unión y luchar por derechos que afectan las condiciones de estos/as trabajadores/as. Esto debe ser parte del debate que tienen que tener los y las trabajadores/as al interior de sus sindicatos y centros de trabajo. La solidaridad, en la acción, es lo único que va a motivar la mayor organización posible de la clase trabajadora en toda su diversidad.

Estas luchas se dan en un contexto social en donde la crisis económica ha sido usada de excusa para avanzar toda una serie de medidas neoliberales como la privatización del aeropuerto, el desmantelamiento del retiro público para convertirlo en un plan privado, el aumento al costo de servicios básicos como el agua y la luz y otros. Es importante que las luchas que se desarrollen en este contexto logren movilizar la mayor cantidad de personas para fortalecer en el proceso la lucha contra el sistema económico que constantemente nos mantiene encerrados en el “closet” de la pobreza y la desigualdad.

Ante el hecho de que las fobias LGBTTIQ siguen institucionalizadas es importante no conformarnos con estas leyes. Hay que buscar las formas y los recursos de hacerlas valer. Todavía nos enfrentamos a dar la lucha por el derecho a la adopción.  La solidaridad que la comunidad ha sabido mantener será aun más imprescindible. La solidaridad de todos los otros sectores que luchan por la libertad política y social será indispensable. La lucha se da en la calle.

¡La lucha sigue!

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: