Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

¡A cobrarle a l@s culpables de la crisis!

Posted by Socialismo Internacional en julio 12, 2013

Editorial

En nuestro último editorial expusimos  a algunos de los “culpables de la crisis”. Sabemos que esta crisis es la crisis que vive la clase trabajadora por las decisiones oportunistas y egoístas que ha tomado la clase dominante rica.

Una clase dominante representada por los dos partidos políticos principales, las grandes compañías que han aumentado sus ganancias  en el proceso y el gobierno imperialista de Estados Unidos que mantiene nuestra relación colonial para sostener esta lógica de empobrecer a las mayorías por enriquecer a unos pocos.

Esa es la lógica que se encuentra detrás de la crisis económica que nos presenta el gobierno y de las políticas de austeridad que pretenden justificar con sus discursos de “todos tenemos que sacrificarnos” para salir de la crisis que ellos crearon.

Descarga – Alerta Roja #38 – Julio 2013

Artículos en la WEB del Alerta Roja:

Serie El PPD sin Máscaras: Un partido de crisis para el pueblo trabajador

¡Resistiendo expropiaciones en Cayey!

En Teoría  El imperialismo: fase superior del capitalismo-lenin

La crisis la vive la clase trabajadora

En Puerto Rico la crisis se ha manifestado a través de diversas formas de austeridad. Comenzaron con la educación, despidiendo maestros, despidiendo conserjes de escuelas, aumentando los costos de la matrícula de las universidades públicas del país y luego siguieron negando aumentos en convenios colectivos, aumentando de forma drástica el costo de la vida. Lo que está en juego es la vida misma, nuestra humanidad.

En los últimos años nos han impuesto la “medicina amarga” con la imposición de impuestos al consumo y la ley 7 que declaraba la emergencia fiscal que significaba el despido de más de 30,000 empleados públicos y la privatización de los servicios que brinda el estado. La privatización trajo consigo más crisis, más despidos, sueldos más bajos y condiciones más precarias en el empleo.

El desmantelamiento total del sistema de retiro público ejemplifica mejor que nada cómo la crisis es una exclusiva de la clase trabajadora. Trabajadores que antes se retiraban en 6 años ahora tienen que esperar 10 años. Trabajadoras que antes se retiraban con el 75% de sueldo mensual ahora se van con un 48%. Su malestar se siente en el día a día de su trabajo. Y ahora el plan de retiro, que pasa a ser una cuenta 401K, no garantiza una cantidad fija de ingresos al retirado sino que se encuentra a merced de los vaivenes del mercado. Un caso extremo que demuestra lo vital que son los planes de retiro para los empleados es el de Guillermina Ríos. Ella fue una mujer de 58 años que trabajó como enfermera en el Hospital Universitario de Río Piedras y que murió días después que se aprobará la Ley de Retiro.

Su hija, en una entrevista para el periódico en línea, Noticel, narró lo siguiente:

“ella estaba bien estresada porque esta situación era algo que ella no se lo preveía. Cuando ella se fuera a retirar iba a cobrar una miseria y pues estaba sin tiempo para poder hacer una preparación… Las opciones eran o te vas ahora con una miseria o te vas en 7 años más, bien cansada y anciana, con otra miseria, Después que ella estuvo 30 años trabajando en ese hospital… se sentía bien indignada, porque ella que había dejado todo en ese hospital, ahora cuando ella necesitaba de ellos, lo que había era nada”.

Así como Guillermina hay muchas/os trabajadores/as más que se sienten de la misma forma., y que aún no comprenden y no prevén que el PPD y el PNP seguirán impulsando leyes que atacan los más fundamentales intereses de la clase trabajadora, como lo es el retiro en este caso.

Las miles de familias en Puerto Rico sin hogar son otro terrible ejemplo de la crisis que vive la clase trabajadora hoy. Desde el mes de enero de este año hasta el pasado mes de junio, unas 19,500 familias habían visto sus viviendas ejecutadas por los bancos. Y ante esta crisis, el gobierno en vez de hacer leyes que garanticen la vivienda de esas miles de familias, pasa leyes como la 184 que busca la renegociación de términos en las hipotecas. Esta ley a quien favorece es a la banca que quiere exprimir lo que pueda de las personas a través de sus intereses y que a la vez no quiere ver sus propiedades ejecutadas en el abandono por la imposibilidad que significa para la gente comprar viviendas en esta precaria situación. La lógica de este tipo de ley nuevamente deja al descubierto la función del estado en procurarle ganancias a instituciones como los bancos y también la locura de un sistema que hace casas no para que las personas que no tienen las vivan, sino para que una clase genere ganancias.

A combatir la austeridad con resistencia

La austeridad es la agenda del gobierno y la clase rica a la que representa. No debe haber duda de eso. Una vez sabemos esto nos tenemos que preguntar, si la única forma de resistir esta crisis es de manera individual, ajustando nuestro bolsillo como podemos, o si por el contrario es de manera colectiva, luchando y resistiendo.

En medio de esta crisis se han producido algunos intentos de resistencia. Estos, en su mayoría, han sido relegados a procesos legales y de cabildeo, sin generar la presión necesaria para retar realmente las políticas de austeridad del gobierno.

La manera vertical en que se construyen estas luchas, la falta de claridad política y la poca o ninguna participación en la construcción y desarrollo de éstas por parte de las bases, sean estas sindicales o comunitarias, son fórmulas que garantizan movimientos débiles que no puedan luchar efectivamente contra las ofensivas del gobierno y los patronos.

Y es que estas medidas austeras no solo vienen por parte del gobierno. La empresa privada también las trata de implementar. Recientemente intentaron hacerlo en la compañía Suiza Dairy. Pero gracias a la militancia y claridad política por parte del sindicato y su matrícula, tan solo en dos días de huelga lograron defender su empleo y alcanzar sus reclamos.

También en las comunidades se están desarrollando resistencias, como lo es el caso de la Fernández García en Cayey. Esta se opone a la construcción de un Boulevard que busca expropiar a cientos de familias. Reuniones amplias en la comunidad, discusiones y decisiones colectivas, y actividades militantes, aumentan el potencial de poder generar un movimiento fuerte y amplio que conquiste una victoria.

Las resistencias populares a la crisis del capitalismo y la austeridad no es exclusiva a Puerto Rico. Una mirada al mundo nos permitirá ver que esa agenda global de austeridad de las clases ricas contra las clases pobres y trabajadoras, se da a diferentes niveles y de diversas formas.

En Egipto, luego de varios años de huelgas generales, masivas revueltas contra el hambre y contra la brutalidad policiaca, han escrito las páginas más importantes de su historia recientemente. El pueblo egipcio en su revolución logró derrocar a un dictador de más tres décadas. Logró elegir por primera vez en su historia a un presidente, pero por éste traicionar los reclamos de la revolución se le sacó del poder. Más de 17 millones estuvieron en las calles para exigir que saliera el presidente y éstos mismos están alerta, organizándose y militantes para alcanzar un sistema que les permita vivir con dignidad y humanidad.

En Puerto Rico se desarrollarán luchas en la medida en que se apueste a poco a poco construirlas desde abajo, con la mayor participación posible de la gente, con la mayor claridad y apoyo colectivo para seguir adelante. ¡Vamos a organizarnos para cobrarle a l@s culpables!

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: