Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

De plástico su estrella

Posted by Socialismo Internacional en octubre 13, 2013

echarpalante

Mientras nos robamos el país…

Por algún tiempo contribuí al mundo del espejismo publicitario con mi trabajo y con esta crítica quiero constatar que ya me he ido. Esto no es personal sino político, solo decidí unirme al bando de la inmensa mayoría. Si alguna razón me motiva sería la de un amor profundo, pero eso es subjetivo y no se puede medir, así que lo respaldo con la prueba. Soy una hormiguita ante los enormes monstruos que aquí les describiré y que nos roban amigos constantemente: a unos porque los exalta a la fama, a otros porque les quita sus casas y negocios, destruyendo hasta sus mentes. Ojalá esta reflexión logre hacer recapacitar a algunos. Aquí yo no descubro secretos, ni violo confidencias, todo es conocimiento público.

Amado Martínez Lebrón explica cómo se juntan el control ideológico y económico de nuestra sociedad detrás de la estructura de un banco.

Pa’ empezar

“James Walter Thompson became a publicly-held corporation in 1969. Its international billings topped those from the United States for the first time in 1973.”

¿Qué tienen en común el Banco Popular de Puerto Rico, Alejandro García Padilla y las campañas publicitarias del gobierno? Sencillo, todos tienen la misma agencia de publicidad.

Tanto el gobernador, la campaña publicitaria titulada “La Isla Estrella” y el Banco Popular con su “Echar P’alante”, entre otras, son productos de las mismas mentes. Estas campañas son millonarias y pertenecen a una “franquicia” de una agencia publicitaria multinacional que emplea a personas locales en propuestas de propaganda que casi siempre funcionan. El gobierno y la corporación más poderosa de Puerto Rico son clientes de esta agencia. JWT pertenece a WPP group que es el conglomerado de comunicaciones más grande del planeta.

Alejandro y la estrella que le cae del cielo

Los méritos de estas campañas publicitarias no están solamente en las grandes frases hechas, en la profundidad de ideas o en el manejo del lenguaje audiovisual y plástico; sino que además, cuentan con los recursos que solo puede tener una corporación multinacional para invertir desde su propia infraestructura en los procesos políticos.

JWT puede pautar durante un juego del equipo nacional, por ejemplo, solo comerciales de sus clientes. Las consecuencias de ese poder permitieron promocionar a García Padilla como si tuvieran millones de dólares cuando invirtieron, neto, poco más de medio millón.1

Por lo general, ganan los políticos que invierten mejor su dinero en publicidad y aquí no fue la excepción. AGP recaudó más dinero que Fortuño, pero también se asoció con una agencia que era capaz de invertir en su campaña de maneras indirectas. Como recompensa el gobernador los contrata para que promuevan su gobierno y así nació “La Isla Estrella.”

Al grano

Por el mundo se está luchando contra la voracidad de los bancos y sus gobiernos; les recuerdo “Los indignados” españoles, el movimiento “Ocuppy Wall Street”, Egipto y Grecia. Estos movimientos tuvieron visibilidad internacional pero con el tiempo desaparecieron como el humo. La ausencia de la lucha en televisión y prensa es un factor determinante, así también lo es la falta de un objetivo claro que pudiera declararse como meta inmediata, pero ese punto no se alcanza porque los medios no hablan de los movimientos y el debate se estanca, aunque las luchas todavía no terminen. Eso es censura por omisión. Un caso emblemático serían las manifestaciones contra la Organización Mundial de Comercio (WTO), en Seattle (29 noviembre – 3 de diciembre 1999) que llegaron a agrupar hasta 100 mil personas provenientes de todo el mundo. Los medios silenciaron o tergiversaron las protestas y esa coyuntura fue la que inspiró la creación de Indymedia.

Somos víctimas de los medios de comunicación de maneras insospechadas, porque nuestro mundo es lo que nos enseñen. Ahora mismo en Brasil, Colombia, España, Egipto, el Cercano Oriente, Rusia, China, Grecia e Inglaterra, entre otros, hay luchas políticas como consecuencia del poder absurdo de gobiernos, bancos y corporaciones, pero no nos enteramos salvo que tengamos contactos directos porque pueden bloquear hasta el internet.

Igual que como desaparece lo que no salga en los medios, todo lo que siempre esté en ellos se enaltece. Así nace la idea de una campaña publicitaria con puertorriqueños reconocidos mundialmente. Se vende “La Isla Estrella” como cuna de “gente famosa” para que inviertan aquí los “extranjeros” cuando en realidad lo que experimentamos es una fuga enorme de talento que queda evidenciada con el hecho de que la mayoría de los que desfilan por sus anuncios no habitan en la isla.  “…176,000 boricuas se han ido de Puerto Rico en seis años (entre 2005 y 2010) …”

“La Isla Estrella” se concibe en oficinas privadas construyendo a un “puertorriqueño” como lo haría Frankenstein. Se termina con un “ideal” monstruoso que se nos impone como paradigma aunque eso incluya abandonar el país para ser “grandes”.

La campaña tiene por ahora dos partes: una auspiciada por Fomento, y otra por la Compañía de Turismo. Con solo tres anuncios y posicionando la marca en un puñado de países ya han gastado 17 millones de dólares solo con Turismo. Con ambas han sido 20 millones en 8 meses.

Se promociona al país como destino de empresas extranjeras y turistas, mientras sufrimos un 40% de deserción escolar, el 45% de la población está bajo el nivel de pobreza y la educación superior está cada día más cara. Tenemos una tasa del 13.5% de desempleo y un 80 por ciento de los que tienen trabajo están en el área de servicios empleados por corporaciones ausentes. Además, 50 por ciento de la población podría padecer de problemas de salud mental en algún momento de sus vidas.

Yo no condeno el turismo como principio, aunque pienso que es una triste prioridad. Pero si nuestra población está tan abandonada, ¿qué exactamente terminarán haciendo los cientos de miles de desempleados cuando lleguen los grandes inversionistas del extranjero o lleguen las avalanchas de turistas? ¿Cómo se incorpora a ese plan económico una población con nuestro perfil, si no es como servidumbre?

JWT diseña “La Isla Estrella” como un eco del voluntarismo de la campaña “Echar Pa’lante”, del Banco Popular, premiada internacionalmente y protagonizada por el Gran Combo.

Echar pa’lante

En el 2011, a consecuencia de una crisis profunda, Islandia nacionalizó su principal banco. Hoy día la crítica se divide entre los que dudan si se hizo lo que se dijo, y los que dicen que no ha funcionado. Pero independientemente de ese juicio, todos coinciden en que la banca mundial está creando una desigualdad e inestabilidad social y política que necesita ser resuelta con urgencia. En gobiernos del “primer mundo” como EE.UU. y la UE, en donde los bancos privados reinan (FED, FMI) no solo le han prestado billones (10^12) sino que han hecho leyes para facilitarles la adquisición de bienes públicos (Privatización / Alianzas Público Privadas) agudizando aún más las crisis.

Dentro de ese contexto de dictadura bancaria y fracaso financiero se inventaron una campaña como la de “Echar Pa’lante” (2011). La agencia le llamó un experimento y a Puerto Rico un “estudio de caso” entre sus pares a nivel mundial. Hasta Francia viajaron a recoger premios. La línea era que se pusieran a trabajar:

“El desempleo es una crisis global. Pero mientras el resto del mundo no puede conseguir trabajo, Puerto Rico no puede conseguir gente que quiera trabajar”.

La campaña se dio mientras el país pasaba por la desocupación más alta en los últimos años (16-15%) por motivo de los más de 11 mil despidos de la ley 7 (2009-2010). Se usó el pretexto de “inspirar el trabajo” con una canción y JWT se atribuyó un éxito social porque se “escuchó mucho” en la radio. Pero mientras publicitaba su interpretación libre de la realidad, por lo bajo conseguía sus objetivos reales:

  1. Convertir el Banco Popular en un “ciudadano sensible”
  2. A JWT en un “Miracle Worker”
  3. Y a cada puertorriqueño en el único responsable de su propia ruina.

Cuando se parte de la idea de que la gente no trabaja por decisión propia y no porque desconocen qué hacer debido al fracaso de la educación pública, el colapso del gobierno, y por una larga herencia de pobreza y colonialismo, se nos injerta la culpa como se nos lleva al consumo y se releva al gobierno, los bancos y el capital ausentista, de toda responsabilidad.

Si saliéramos a la calle a preguntar quién es el enemigo número uno de los puertorriqueños como país, podrían enfilar sus cañones hacia cualquier cosa menos al Banco Popular. No se les ocurriría responsabilizarlo, porque la publicidad funciona.

En especial el nacimiento de Cristo

Muchos asocian al BPPR con la cultura puertorriqueña porque así se diseñó. JWT no trabaja sus especiales navideños porque vienen de una línea más antigua de “Damage Control”. La lógica tras este tipo de campaña es comprar el talento y la imagen de personas con “standing” para que absorban la carga emocional negativa que se desarrolla contra el banco.

Artistas de mucho talento le hacen trabajos espectaculares al Banco Popular y terminan defendiéndolo por encima del daño que hagan al país aunque no quieran. Es bien difícil aceptar que un banco sea responsable de nuestro desmadre como pueblo cuando nos contrata para hacer lo que nos gusta. Algunos se engañan para siempre, diciendo que su talento no está ayudando a perpetuar la explotación porque aseguran que consumir cualquier cosa dentro del Mercado sería lo mismo, pero eso no es cierto. Un banco no es como una tienda de ropa, aunque tenga “sweatshops” neoyorquinos. Un banco vende dinero. Otros inclusive optan por abrazar orgullosos su compromiso con el banco, pero no conozco de alguno que rechace la invitación y en eso radica la genialidad del proyecto. El Topo protagonizó el primero y hasta Calle 13, el irreverente de retórica izquierdista, cantó en otro. ¿Pero, por qué un radical querría protagonizar un anuncio largo para un Banco? Pues fácil, van porque los invitan.

El Banco Popular absorbió el Banco de Ponce en el 1990. “The aim: Create a local “superbank” that would be able to compete against US, Canadian and Spanish giants that controlled 56 percent of the island’s bank assets.

The controversial takeover, opposed by critics who thought it would reduce competition, won final approval in December 1990, and brought BPPR’s total assets to US$9 billion.”

Para amortiguar el impacto que implicó alcanzar semejante poder y usando como marco su primer siglo, inició una campaña publicitaria alternativa que mezcla el sentimiento religioso con el patriotismo inconsecuente. El primer especial de Navidad fue en el 1993 y se diseñó como campaña de relaciones públicas de la Fundación que preside Richard Carrión desde el 1990. Ese mismo año se inicia el CEO de Popular Inc. como líder olímpico internacional.

Richard Carrión se acerca al olimpismo como buen capitalista.

“…ha encabezado las negociaciones de los derechos de transmisión televisiva de los Juegos para las Américas, Asia, África y Australia que le han traído al movimiento olímpico sobre $8,000 millones en ingresos.

“Encabezar negociaciones” implica cobrar honorarios, que es siempre un porcentaje saludable de la acción. Carrión usa el nacionalismo cultural y olímpico como forma de construir su imperio y punto.

Agosto 2007

“Miles de clientes […] de Citibank pasarán automáticamente al Banco Popular de Puerto Rico cuando se complete  la adquisición por Popular, Inc. de sus 17 sucursales…

La transacción totaliza unos $120 millones […] la mayor que realiza […] desde que en 1997 adquirió los activos del Banco Roig […] Es, además, la cuarta adquisición bancaria en Puerto Rico en los pasados 20 años.

La pregunta que nos deberíamos hacer aquí, los que no somos banqueros multimillonarios, es si hacernos portavoces de ese imperio redunda en poder para todos.

Fortunata

A finales de los 1990 Richard Carrión y Popular Inc. estuvieron entre los compradores de la Telefónica de Puerto Rico que en ese momento era una corporación pública muy rentable. Carrión es director de Verizon desde el 1997  y esta compañía absorbió a GTE antes de quedarse con el 52% de la Telefónica en el 1998. Popular Inc. a su vez compró el 13 por ciento y Richard Carrión cobró honorarios por todo el proceso:

“The buyer, in 1998, was … GTE […]  the corporate transactions were conducted by Banco Popular, by which it earned a 10 percent action fee and Carrión’s Popular Inc. (the holding company) bought an option of 5 percent.”

Esto ocurrió dentro de un marco de largas y sangrientas huelgas obreras y resistencia generalizada porque entre otras cosas, la corporación pública generaba riquezas que permitieron darle al Departamento de Educación del 1992 al 95 solamente, más de 221 millones de dólares.

Mayo 1998

“El gobierno de Puerto Rico anunció la venta de la compañía telefónica estatal. El gobierno […] aceptó la oferta de GTE Corporation [hoy Verizon], en consorcio con el principal banco del país, Banco Popular…”.2

Abril 2007

America Móvil bought 100% of TELPRI [telefónica de Puerto Rico] which was previously owned by US Telco Verizon Communications (52%), the Puerto Rican government (28%), local bank Banco Popular (13%) and Telpri employees (7%). At the end of 2006 PRT had 1.022 million fixed lines in service and Verizon Wireless PR served 554,000 mobile customers.”

Masticao’

Uno de los serios problemas que enfrentamos teniendo un banco regional tan grande como el Popular es que tendrá que seguir creciendo. En el 2010 Popular Inc. conquistó su quinto banco en dos décadas cuando absorbió a Westernbank y 140 mil nuevos clientes.

Popular fue técnicamente un monopolio en términos de transacciones electrónicas hasta que recientemente vendió el 51% de su empresa EVERTEC, que es una corporación dueña de casi todos los sistemas de banca electrónica en el país, y una condición para la venta fue que Apollo Management (actual dueña principal) no le cobrara a Popular Inc. los servicios que cuando Popular Inc. era dueña única, sí le cobraba a los usuarios de su red. El banco, además, tiene 1.5 millones de clientes y en Puerto Rico trabajan solo 1,100,000 personas.

Mientras menos competencia tenga el Banco Popular más nos obligará a aceptar sus condiciones al momento de adquirir productos y servicios bancarios. Ante esto cada vez deberían lucir mejor las cooperativas pero, como si lo dicho fuera poco, la banca cabildea aquí y por el mundo, para quitarles poder y obligarlas a comportarse como bancos.

En el mismo periodo que se ha acelerado la reducción del gobierno por, entre otras cosas, la privatización y la deuda, en el mismo periodo que ha ido en aumento el desempleo y la pobreza, el Banco Popular ha aumentado dramáticamente su capital y aun creciendo, recibió en el 2008 un préstamo como “capital de inversión” por parte del Departamento del Tesoro (bailout) de 935 millones de dólares, que todavía no paga.

Hacer Estrellas

El dinero que maneja el gobierno proviene de impuestos, arbitrios, juegos y servicios. También se calcula como capital la emisión de bonos, que es idea de los banqueros. Los bonos no pagan contribuciones fuera de PR y en realidad son préstamos con intereses fijos o variables según los términos, y pueden ser garantizados con impuestos. Es un negocio redondo para los bancos comprar bonos del gobierno. El Estado está obligado a pagar por ley a los bonistas por encima de todo, por eso vende propiedad pública, recorta servicios, sube impuestos y despide gente cuando no tiene para pagar. Los bonos que se expiden en muchos casos son para especular, en otros son para hacer proyectos que banqueros le venden al gobierno. Últimamente también se emiten deudas para pagar deudas.

No es casualidad que en el mismo periodo en que se despidieron 11,699 empleados del gobierno y venden el aeropuerto por una “crisis” de la Autoridad de Puertos, y mientras se declaraba en crisis el Retiro, la Autoridad de Carreteras y nos aumentan los impuestos, la luz, el agua y hasta los peajes…

“The Federal Reserve Bank of New York today announced that Richard L. Carrión has been elected a Class A director for a three-year term… Mr. Carrión […], was elected in 2008 by the Group 2 banks to serve on the Bank’s Board.  At that time, Banco Popular de Puerto Rico had a capital and surplus of less than $1 billion and therefore was classified as a Group 2 bank. Banco Popular de Puerto Rico now has a capital and surplus exceeding $1 billion and therefore has been reclassified as a Group 1 bank.”

El Banco Popular históricamente ha acumulado muchas riquezas creando pobreza. En los pasados 25 años ha estado especialmente apropiándose de muchísimos activos del gobierno, de individuos y de negocios al mismo tiempo que se expande hacia fuera del país. Mientras tanto, cada edificio abandonado y cada familia desahuciada aquí es una deuda que no se pagó y probablemente sea con el Banco Popular. Aun así nadie señala a Carrión y su banco como uno de los responsables de nuestra crisis y eso es gracias al maravilloso mundo de la publicidad.

Publicado originalmente en 80grados.net

  1. El actual gobernador ya en marzo del 2012 había generado más de un millón de dólares en donativos, alrededor de 200,000 dólares más que Fortuño []
  2.  José R. Fortuño Candelas. Para A-Infos, 28-5-98 []

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: