Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

“Esto es un negocio para ellos, para nosotros no.”

Posted by Socialismo Internacional en diciembre 15, 2013

Lucha contra incinerador en Arecibo

basura

La quema de basura es un negocio.

En Puerto Rico el gobierno actual, y el pasado, ha utilizado la carta de la “crisis energética” para generar un estado de “shock” y poder impulsar diversos proyectos energéticos que solo beneficían a un puñado de empresarios y políticos corruptos.

La producción de energía en Puerto Rico es un gran negocio en donde los bonistas y las grandes empresas salen generando grandes cantidades de riquezas mientras empeoran la calidad de nuestras vidas.

La producción de energía es fundamental para nuestra vida en sociedad. Varias compañías se pelean la producción de energía en nuestro país, controlar el acceso de energía de una población es para estas empresas un negocio lucrativo. El incinerador de Arecibo y la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica son algunas de las propuestas que nos quiere imponer la clase en poder. Pero no sin oposición, personas, comunidades y trabajadores se organizan para resistir estos proyectos y plantear alternativas que realmente vayan en beneficio del pueblo y no de los grandes intereses.

Socialismo Internacional entrevistó a Carmen Julia Pagán Cabrera miembro del grupo Madres de Negro que se organiza en contra del Incinerador de Arecibo. Carmen Julia nos explica el grave problema detrás del incinerador que quieren construir en Arecibo mientras denuncia los verdaderos intereses que hay en el negocio de la producción de energía.

Socialismo Internacional (SI): ¿Cómo te integras a esta lucha?

Carmen Julia (CJ): Bueno, mi preparación es en química y entonces siempre he tenido interés por el ambiente. Además de mi formación teológica. Yo soy ministro ordenada de las Iglesias Bautista y esto me da una conciencia sobre el ambiente y la preservación de la naturaleza. Entiendo que Dios es creador y nos manda, como personas que somos parte de ese movimiento de la creación, a que la preservemos. También, por medio de Sierra Club pude canalizar algunas inquietudes ambientales. A través de ellos tuve contacto con las Madres de Negro. Entonces ahí me invitaron a una de las manifestaciones—que hacen todos los miércoles frente a la Alcaldía de Arecibo. Comencé a ir hace tres años. Entonces, ahí me fui identificando con la lucha. Es un grupo participativo: la gente comparte, la gente puede hablar, decir. Entonces, me sentí bien aceptada con el grupo y pude canalizar mis ideas y fui bien aceptada en el grupo.

SI: ¿Porqué se organiza Madres de Negro?

CJ: El objetivo de Madres de Negro es detener la construcción de un proyecto de incineración por la compañía Energy Answers que entendemos va a afectar la salud del pueblo. Para nosotros esto no es un movimiento político. Aunque la gente siempre trata de asociar a los grupos con algún partido (político) para entonces tener una excusa para “tirarle”, hablar en contra de ellos, esto es un grupo que quiere defender la salud y la economía de Arecibo. Porque estamos convencidas de que este proyecto va a ser un deterioro tanto para la economía del pueblo como para la salud de la gente más vulnerable como son los ancianos, los niños y las personas que tienen diversas enfermedades respiratorias y de toda índole.

SI: ¿Cuáles son algunos de los efectos directos que podría tener el incinerador?

CJ: Mira, este proyecto de incineración y la política de incineración es una política que le llamamos nefasta porque, primeramente, la incineración tira gases al ambiente. Ellos te van a decir que no. Que la tecnología ha avanzado tanto que la recuperación…que tienen filtro, etc. Pero eso es falso. En Arecibo quieren hacer una mega-incineradora. O sea, que quieren quemar 2, 100 toneladas diarias de basura. Entonces, de esas 2, 100 toneladas de basura como un 25% se va a convertir en cenizas toxicas—porque se va a concentrar todo el material químico y producto de esa incineración—y el otro porciento va a ser al ambiente.  Cuando es una mega-incineradora la eficiencia de esos filtros no es la misma, y ellos han reconocido que al año tendrán que detener el proceso como 33 veces para realizar procesos de limpieza.  Lo que quiere decir que 3 veces al mes van a tirarse al ambiente sustancia que van a afectar el aire.  Sabemos que hay cosas que no apestan, que no sentimos el olor, pero son sustancias toxicas al cuerpo.  Entonces,  la tecnología moderna nos dice que existen lo que se llama las nanopartículas.  No hay filtro, no hay medidor, para poder establecer la cantidad de partículas—de nanopartículas —que pueden emitirse en esos procesos químicos; que son impredecibles porque son basura de todas las cosas que quieran echar ahí.  O sea, que es una contaminación hacia el aire primeramente, hacia la tierra, etc. Sabemos que esos terrenos alrededor de esa planta están cerca de escuelas, de headstart y cerca del pueblo. Bien cerca del pueblo, ¡es increíble esto!

Y esas partículas, todo ese producto de la incineración, se puede depositar en la tierra.  O sea contaminación del aire, contaminación de la tierra. Esa contaminación puede ir a las personas, a sus cuerpos; puede ir también a la misma tierra cuando se cultive la tierra.  Esa zona es una zona ganadera donde las vacas van a comer esa yerba contaminada, van a pasar esos productos tóxicos a productos lácteos.  Se ha comprobado que en Europa han detenido y mandado a cerrar incineradoras donde hay vaquerías—industria ganadera—ya que la leche está contaminada y han tenido que decomisar esa leche.  También han prohibido a madres que lacten a sus hijos porque esa contaminación va al cuerpo—nosotros con nuestra piel absorbemos todas esas sustancias.  También es un peligro para donde se van a depositar esas sustancias toxicas.  O sea, ellos piensan que la incineración van a detener los vertederos de basura actual, pero se van a crear nuevos vertederos de cenizas toxicas.  Además es un peligro para la cuestión del agua.  Ellos en sus proyectos solicitan utilizar un millón y pico de galones diarios del Caño Tiburones—un caño que se restauró, que está tomando vida, que tiene que ver con todo el proceso de la pesca.  Es un peligro grande la política de incineración para todo Puerto Rico.  Económicamente, imagínate camiones entrando a ese pueblo, camiones entrando basura de aquí a allá, van a oprimir ambientalmente.

Entonces es una contradicción.  En Puerto Rico decimos que el turismo es una industria importante, pero entonces destruimos el ambiente, todo aquello que pueda dar belleza al pueblo, creando esta dinámica de incineración.  En sus documentos ellos indican que el 73% de la basura que van a quemar viene de afuera.  Por eso quieren Arecibo, Cambalache, cerca de las zonas donde puedan tener puertos y puedan traer basura de otros lugares y de otros procesos porque para ellos esto es un negocio.  Esto es un negocio para ellos, para nosotros no es un negocio.  Así que son tres fuentes de contaminación: es el aire, es la tierra y es el agua.  Y, también, los cuerpos de las personas, la salud en general. Dónde va a caer todo este material es impredecible.  La EPA (Agencia de Protección Ambiental) regula muy poca de esta cantidad. O sea, eso es un problema, yo creo que es una contradicción de la EPA.  Hay cosas que la EPA no regula y como no las regula no las puede medir y, entonces, no toma posición.  Entonces, eso es bien peligroso con relación a este proyecto.

Arecibo es una ciudad que ha sido contaminada. Existen incineradoras clandestinas, existen vertederos clandestinos. Arecibo tiene unos niveles de contaminación tan altos que es increíble que la EPA no tome en consideración ese hecho para entonces no permitir mayor contaminación, porque Arecibo es una zona de no cumplimiento ambiental en estos momentos.

SI: El actual gobierno (al igual que el pasado) habla de una “crisis energética” y con eso han impulsado el Gasoducto, el incinerador y la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica. ¿Qué piensas de esto?

CJ: No hay ninguna crisis energética, porque quiero decirte algo con relación a esto. Este proyecto de incineración se aprobó “fast-track” porque esto está dentro de las llamadas crisis energéticas que eso nunca ha existido en Puerto Rico, una crisis energética. Entonces tratan de implementar esas políticas de incineración como Waste to Energy, pero esto no es energía renovable. Y se trata de meter todo esto aprobándolo de manera “fast-track”.

Todo esto es para crear una confusión como lo crearon en la pasada administración. El pasado gobernador creó una confusión con la “crisis energética” y realmente Puerto Rico produce muchas más energía de la que necesita y de la que se está consumiendo. Se está consumiendo un 60% o quizás menos de la energía que se produce. O sea, que tenemos un exceso de energía. Entonces, para mí, todo esto es una confusión porque tú oyes unos criterios de un lado, otros de otro. Lo que yo creo es que el problema es sencillo, la fuente energética que más tenemos es el sol, pero aun así no debemos poner la energía renovable en manos corruptas porque ese es el problema. Debemos poner la energía renovable en manos del gobierno, en manos de las comunidades para utilizar ese recurso. Ese es problema principal, o sea, esta misma compañía es una que tiene muchas cosas nebulosas. La gente le dice “Energy Problems” (en vez de Energy Answers) porque ellos se pintan como una compañía de energía renovable pero van a quemar gomas, van a quemar cuanta cosa haya por ahí. Entonces ellos dicen que también reciclan, o sea todo es una confusión. Las cosas no están claras.

Para mí el asunto de la energía eléctrica es uno económico, donde la corrupción que ha habido en esa empresa por muchos años los ha llevado a una crisis económica donde sus bonos no valen nada. Entonces el problema económico los está forzando a tomar una decisión drástica. Pero puede ser que la solución sea peor que la enfermedad. Por eso yo creo que hay que hablar con la verdad, no se tiene el dinero para pagar a los bonistas, porque ese es el asunto. Se ha prestado tanto dinero que no hay dinero para pagar porque ya se vende menos energía, entonces se habla siempre del costo y la gente se desespera porque el costo no baja. Pero mientras la producción energética esté en manos de personas cuyo interés es la ganancia, porque Energy Answers lo que quiere es ganar dinero, porque esto es un negocio. Lo que quieren es sacar dinero, a ellos no le importa la salud, a ellos no les importa nada. Entonces, todas estas empresas de energías renovables tampoco les importa, porque mira ¡y que poner unos molinos de viento en tierras agrícolas! O sea son unos contratos que tienen alto costo y no son razonables en cuanto a la energía renovable. Esto es algo que el gobierno debería tomar, ¿porqué el gobierno no toma en sus manos la producción de energías renovables? Como decía Juan Rosario, “vamos a ponerle paneles fotovoltaicos en los techos de las casas” y ahí tú tienes la producción de energía. Las hidroeléctricas, que aquí había y las cerraron, ¿Cómo es posible? Y en otros países utilizan esa energía y con tanta agua alrededor de Puerto Rico.

Así que yo creo que hay una cuestión de unos intereses, unos malditos intereses que tienen los políticos y entonces confunden al pueblo. Y la gente con la desesperación de querer que le bajen la factura de la luz entonces están promoviendo y diciendo que la privatización es mejor. Yo creo que el pueblo estando en control de la producción de energía debe tener más injerencia en todo esto. El asunto de la energía en Puerto Rico es una mafia, esto es toda una mafia, la gasolina es una mafia, la cuestión del petróleo es una mafia. Entonces se trata de que el pueblo se empodere y tome esos procesos en sus manos. La privatización no es una solución, la privatización va a contribuir a una mayor explotación, explotación económica que este pueblo sufre cada día. Porque ese dinero que tienen de más o que cobran de más o se lo están robando, se lo robaron o es para los bonistas. O sea no va a ser para el pueblo ni para nuestro beneficio.

SI: ¿Cuál es el estado actual respecto a la lucha contra el incinerador?

CJ: El status de la lucha yo lo veo como una expectación. Ahora mismo el grupo contra la incineración tiene una demanda contra el permiso preliminar de aire que le dio la EPA a la incineradora. La EPA en estos días tuvo que reconocer—increíblemente una cosa tan básica—que ellos no consideraban las descargas de CO2 de esta compañía en el permiso que le otorgaron.  ¡Es una cosa increíble!  Actualmente está detenido todo esto esperando una respuesta de ellos.

Esta compañía sigue haciendo su cabildeo, sus relaciones públicas.  Tienen dinero—gente pagada para hacer esto.  Nosotros seguimos haciendo nuestra lucha de concientización con el pueblo. Queremos seguir trabajando con foros educativos; queremos seguir trabajando y hiendo por las Iglesias.  Yo como religiosa concienciando los grupos religiosos para que estén conscientes de la necesidad de la defensa del ambiente.  Esto es muy importante para nuestra isla, para el futuro, para la salud de nuestros niños, de nuestros familiares, de nuestros ancianos.

Hicimos una marcha en el mes de noviembre, el día 2—Día de los Muertos—y allí en Cambalache le hicimos una fosa para Energy Answers. Estamos en expectativa haciendo nuestras reuniones con diferentes grupos gubernamentales y haciendo influencia pública que más podemos.  Porque una de las cosas que esta compañía tiene dinero para hacer sus promociones.  Hemos visto como a veces se nos cierran las puertas en los canales de radio y televisión.  Hemos visto esa dinámica, especialmente en Arecibo.  En Arecibo hay gente que sabemos no da cabida a que la gente que está en contra de la incineración pueda manifestarse o pueda tener expresión pública.  Hemos visto toda esa influencia que toda esa compañía tiene en los medios y en la gente que está en los medios.  Se nos ha hecho bien cuesta arriba, pero seguimos concienciando, reuniéndonos, organizándonos, buscando apoyo de diferentes grupos y estamos en esa militancia.  Queremos que este mensaje llegue a más personas.  Que la gente se conciencie, que busque por ellos mismos, que se eduque con relación a esto.  Porque la gente ve la incineración como algo mágico, como una tecnología del futuro, y es todo lo contrario, es una tecnología del pasado. Los países del mundo están moviéndose hacia el reciclaje.  La incineración cada día es menor y menor.  Lo que no quieren por allá, lo quieren traer acá.

Esta lucha es de todo el pueblo de Puerto Rico.

*En esta entrevista colaboraron Agnes Torres, José Soto, Natalia Rodríguez y Alma Torres de Socialismo Internacional.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: