Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

La huelga y el poder de l@s trabajador@s

Posted by Socialismo Internacional en mayo 5, 2014

Arriba los de AbajoEn TEORÍA…

La clase trabajadora es poderosa. Las personas que trabajan todos los días mantienen funcionando cada aspecto de la vida social. Enfermeras, maestras, transportistas, juntos y por separados, se encadenan en acciones que solo tienen sentido globalmente.

La clase trabajadora también es amplia. Incluye aquell@s con empleos asalariados y muchas otras formas de empleo que son ilegales, informales y hasta el trabajo doméstico, tan importante para la reproducción de la sociedad humana.

Claro está, el poderío de los trabajadores y trabajadoras no reside solo en que la gente que trabaja compone la mayoría numérica de la sociedad. Como es la gente que trabaja la que mantiene al sistema en su conjunto, son esas mismas personas las que pueden hacer que cambie, empezando por tener la capacidad objetiva de detenerlo.

Por eso las huelgas son momentos importantes en la lucha de clases pues hacen visibles los antagonismos sociales entre las clases y prueban las fuerzas. Las huelgas son efectivas si detiene los trabajos. Una huelga que no detiene la producción laboral no es huelga.


 

Una clase social que necesita acciones conjuntas

Individualmente, el trabajador no puede parar la producción. Esta condición hace necesaria la acción colectiva de los trabajadores y las trabajadoras en contra del intento patronal de bajar salarios y beneficios y de acelerar la producción o el ritmo de trabajo, según aplique.

El revolucionario ruso Vladimir Lenin lo expuso así:

Las fábricas, la tierra, las máquinas, los ferrocarriles, etc., son como ruedas en una gran máquina, produciendo, procesando y distribuyendo los bienes a sus varios destinos.

Esta máquina funciona por el trabajo de aquellos que aran la tierra, extraen los minerales, producen en las fábricas, construyen las casas, talleres y ferrocarriles. Si los trabajadores se rehusan a trabajar, la máquina entera amenaza con detenerse. Así, cada huelga recuerda a los capitalistas que no son ellos los verdaderos amos, sino los trabajadores quienes proclaman sus derechos cada vez con más fuerza.

A la vez, la huelga educa a los trabajadores y trabajadoras mismas—transforma su conciencia. “El capital ha creado para esta masa [de obreros] una situación y un interés comunes”, escribe Karl Marx. “Así, esta masa es una clase contra el capital, pero aún no para sí misma. En la lucha, de la cual sólo hemos notado unas pocas fases, la masa se une, formando en una clase para sí misma, defendiendo sus propios intereses”.

La lucha da confianza y aumenta la conciencia

Una huelga da confianza a los trabajadores y trabajadoras involucrados, enseñándoles que no están solos, que comparten condiciones similares y pueden preparar una respuesta común contra su opresión. También les enseña como medir su fuerza contra los capitalistas—les enseña cuándo pelear y cuándo retroceder.

Además, les educa en cómo funciona el estado, el que usa sus poderes policíacos en contra de los trabajadores y a favor de los patrones. Los trabajador@s aprenden de primera mano que las leyes están hechas para los ricos y no para los pobres o los explotados.

Las huelgas enseñan solidaridad, esencial para romper las divisiones de raza, género, orientación sexual y estatus migratorio, etc. Mientras más amplia y desarrollada sea la lucha, más los obreros se verán a sí mismos como una clase con intereses comunes—desarrollando más confianza en usar su poder, no sólo para mejorar sus condiciones, sino para transformar la sociedad completa—es decir, se volverán trabajadores y trabajadoras socialistas.

Cualquier idea de que la clase obrera puede ser liberada sin su propia participación—es decir, por grupos actuando en su nombre—no toma en cuenta que es a través de la lucha que la conciencia cambia y es a través de la lucha de masas que la sociedad cambia también.

 

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: