Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

El 1ro de mayo y la lucha de hoy

Posted by Socialismo Internacional en mayo 12, 2014

OPINIÓNel gobierno esta embarrao

El 1ro de mayo de 1886 la clase trabajadora de Chicago organizó una huelga para reducir la jornada laboral de 14 horas diarias (en algunos casos más) a 8 horas diarias. En el proceso cientos de trabajadores fueron arrestados, miles heridos y más de una decena de obreros fueron asesinados por las fuerzas represivas del Estado. Ante la represión la clase obrera respondió con más lucha, más organización, más solidaridad, con más combatividad. Gracias a la unidad, a la plena participación de las bases de las uniones y a la solidaridad de todo un pueblo con la causa de la clase trabajadora se logró uno de los triunfos más históricos e importantes obtenidos contra el Capital.

Hoy día conmemoramos ese ejemplo de lucha, solidaridad, resistencia y combatividad que demostraron las y los compañeros, y que gracias a esas batallas levantadas contra la avaricia del Capital, hoy al menos podemos disfrutar de algunos derechos esenciales como lo son el derecho al trabajo y la jornada de 8 horas diarias. Derechos que hoy día amenazan con quitarnos.

En beneficio del trabajo, la sociedad, la humanidad y el mundo, la clase trabajadora debe retomar las calles, organizarse y luchar contra las políticas neoliberales que impulsan los empresarios y sus secuaces políticos. El primero de mayo debió ser el inicio de un proceso de organización y lucha contra la ofensiva despiadada del gobierno y los empresarios que buscan vaciar aún mas el bolsillo de las trabajadoras y trabajadores y  empeorar nuestra calidad de vida.

Sixto López opina sobre la lucha de los y las trabajadores en Puerto Rico y el significado del 1ro de mayo.

Cada día que pasa el salario da pa’ menos. Aumentan los recortes, disminuyen los servicios a la población, la luz y el agua están más cara, la educación y la salud siguen en deterioro, la transportación pública sigue por el piso y la contaminación del ambiente va en aumento. Los responsables de tal desastre tienen nombre y apellido: el Partido Popular Democrático y el Partido Nuevo Progresista, fieles servidores y representantes políticos de los empresarios, la banca y los bonistas. Ya entregaron en bandeja de plata a la empresa privada los servicios de salud, las comunicaciones, las carreteras y el aeropuerto. Ahora van tras la educación, la transportación colectiva y la producción y generación de electricidad.

El pillaje se justifica de manera más burda, corrupta y asquerosamente posible. Basado en la manipulación y la mentira, Alejandro García Padilla impone su ley especial de emergencia y ajuste fiscal, que da continuidad a la política neoliberal de la administración del PNP del 2008 al 2012. La ley 7, la “reforma” al Sistema de Retiro de empleados públicos,  las privatizaciones y la Ley de Emergencia Fiscal son la manera  en que la ofensiva patronal se expresa. Quienes la hacen realidad, el PNP y el PPD, son dos alas de un mismo pájaro.

Es por eso que la unidad de la clase trabajadora es fundamental ante tal embestida empresarial. Ante la unidad de los patronos avaros y sus políticos, unidad y fuerza obrera. Sin la unidad de la clase trabajadora, organizada bajo el mismo discurso de lucha contra las avaricias del Capital, y sin la plena participación de las bases de los sindicatos, no hay lucha capaz que logre acabar o echar para atrás estas políticas neoliberales. Es importante que las bases sean las que lleven  esta lucha. Que desde abajo se organice la furia. La historia nos enseña que sin plena participación de las bases y sin unidad en la acción, la clase obrera no hubiese logrado las victorias que ha logrado contra el estado y el Capital.

Este primero de mayo se volvió a palpar la falta de convocatoria del liderato actual del sindicalismo puertorriqueño. Demuestra la falta de confianza que las matrículas y las bases le tienen a su liderato. Lejos han quedado esos primeros de mayo amplios y combativos donde se paralizaban labores o se atacaban y se paralizaban puntos neurálgicos del Capital–como lo es la Milla de Oro en Hato Rey, cuna de la banca y el sector  financiero en el país. Una vez más el movimiento obrero marchó dividido. Por una parte marcharon el MST, el PIP, la Juventud Hostosiana y la FMPR. Mientras, por otro lado, marcharon los líderes de algunos sindicatos, junto a un porciento mínimo de sus matrículas, el PPT, el MUS y l@s estudiantes.

Este 1ro de mayo pudo haber sido distinto, respondiendo al ataque del gobierno y los bonistas. Se pudo haber convocado un primero de mayo combativo y en pie de lucha contra las políticas neoliberales, paralizar labores demostrando la fuerza en la calle y estableciendo con tono contundente que no vamos a tomar el camino que nos ofrecen, el camino de la desesperación y la desesperanza. Que existen otros caminos, otras propuestas. L@s socialistas creemos que la clase obrera es sólo una: empleados, trabajadores y trabajadoras independientes, privados o públicos, desempleados. Si tod@s estamos siendo blanco de ataque por estas políticas, ¿porque no unir esfuerzos contra todo tipo de privatización, contra todo tipo de recorte y juntos dar el golpe? Hace falta construir una lucha unitaria.

Las maestras y maestros, la UTIER, la Coordinadora Sindical, el movimiento estudiantil y la clase obrera en general debe reconocer que los ataques a los Sistemas de Retiros, las privatizaciones, la congelación de plazas, la cancelación de convenios colectivos, los recortes y el ataque despiadado contra la educación pública, todas, responden a una misma agenda neoliberal impulsadas por los empresarios, banqueros y bonistas–todos vaqueados por el PPD y el PNP. Estamos frente a un mismo enemigo, pues como una sola fuerza debemos responderles. Con organización y lucha la clase trabajadora, junto al movimiento estudiantil, pueden revertir todas estas políticas nocivas a nuestros bolsillos y dar camino a un  un nuevo modelo económico más justo y equitativo, que ponga al trabajador y a la trabajadora de a pie primero que a los bonistas.

La tarea es hacer trabajo de base, unir, poco a poco, las diferentes luchas que se vayan desarrollando. El 1ro de mayo nos recuerda que la lucha toma tiempo, trabajo desde abajo y unidad en los momentos claves para avanzar esa lucha. Esa sigue siendo la tarea.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: